El escalofriante misterio sobre Angélique Cottin, la niña eléctrica

Angélique Cottin fue una niña inglesa, campesina y de clase baja del siglo XIX. Su infancia, fue en general similar a la de todas las chicas de su status social hasta que un increíble y sobrenatural acontecimiento cambió de forma radical y significativa la vida tal cual la conocía

Angélique Cottin fue una niña inglesa, campesina y de clase baja. Su infancia, fue en general, similar a la de todas las chicas de su status social y no fue hasta que tenía 14 años de edad que esto cambió de forma radical y significativa.

El primer acontecimiento que cambiaría totalmente su vida ocurrió el 15 de enero del año 1846, en la ciudad de La Perriere, en Francia, cuando la pequeña como era de costumbre, se encontraba con otras chicas tejiendo guantes de seda y de repente, una de las ruecas que usaban y estaba cerca de ella empezara a temblar y moverse como si estuviera viva o poseída por algún demonio.

Todas las niñas salieron corriendo del lugar e intentaron contarlo a sus conocidos, sin embargo estos creyeron que estaban mintiendo o simplemente ''eran cosas de niños'' y las obligaron a volver al lugar y continuar con el trabajo que estaban realizando.

Cumpliendo estas órdenes, cada una fue volviendo lentamente y con nerviosismo al taller, el cual parecía tranquilo y normal... hasta que llegó Angélica.

Justo en ese momento, las máquinas de hilar comenzaron de nuevo a moverse misteriosa e incontrolablemente. Todas las niñas empezaron a gritar de terror ante el suceso, menos Angélica, que sentía una extraña sensación de atracción hacia estos objetos.

Este extraño y sobrenatural suceso no era el primer incidente en que diversos objetos se trasladaban solos ante Angélique. Sus padres ya habían visto días antes algo similar y se habían callado como era esperable, sin embargo, cuando el incidente de las ruecas fue visto por este grupo de chicas y fue expandido a toda la comunidad, estos no pudieron negar lo que estaba ocurriendo. 

¿Estaba Angélique poseída?

El primer pensamiento que ocuparon los padres de esta niña es que probablemente estuviera poseída por algún ser paranormal, así que decidieron llevarla con el cura del pueblo para que la misma recibiera un exorcismo.

Sin embargo, el cura no aceptó estas peticiones ya que primero pretendía presenciar este extraño fenómeno con sus propios ojos para estar completamente seguro, además, aconsejó a sus padres que llevaran a la niña a un médico. 

Las peticiones de los padres hacia el sacerdote fueron rechazadas, pero las sensaciones extrañas presentes en Angélica continuaron. Siempre que la pequeña trataba de sentarse en una silla, esta la empujaba hacia fuera, y era tal la fuerza de repele que ni siquiera un hombre la podía sentar sobre ella.

Si dormía en una cama, la misma se sacudía como si estuviera presenciando un temblor de gran magnitud. El único lugar en el que podía dormir sin ser interrumpida por estas fuerzas era sobre una gran piedra recubierta de corcho. 

Un poder único, incontrolable e inexplicable...

La mayoría de todos los objetos -excepto los de metal- se acercaban o se alejaban ella, incluso sin contacto físico aparente.

Angélique, poseía un poder tan impresionante que incluso se llegó a conocer como la chica poltergeist y la chica eléctrica. Un simple toque con su dedo, incluso sobre el mueble más pesado, hacía que este rebotara y saltara de arriba a abajo de una forma frenética y antinatural.

>> Conoce más sobre los poltergeist haciendo click aquí.

También, las personas que estaban cerca de ella con frecuencia podían llegar a recibir una gran descarga eléctrica. Cuando esto sucedía, el corazón de la niña latía a 120 pulsaciones por minuto, y a veces podría sufrir alguna convulsión.

La pequeña poltergeist fue traslada a París para descubrir qué tenía y realizar los respectivos estudios médicos.

Allí fue examinada inicialmente por el doctor Tanchou, quien fue testigo de todo lo que era capaz de hacer Angélique.

Cuando estaba pasaba muchas horas demostrando sus capacidades y poderes realizando actividades, terminaba realmente agotada y curiosamente no volvía a evidenciar ningún fenómeno por al menos 4 o 5 días. Personalidades de la época que examinaron a la pequeña como François Arago, quien fue eminente médico, astrónomo, matemático y político, junto a otros especialistas de diferentes áreas, llegaron a las siguientes conclusiones sobre lo que estaba ocurriendo con este fantástico caso:

  • 1 .
  • 2 .
  • 3 .
  • 4 .
  • 5 .
  • 6 .

Quienes habían presenciado estos inexplicables poderes, en especial los médicos franceses encargados de sus estudios, deseaban en gran medida proteger a Angélique de la prensa y la opinión pública, pero por otro lado, estaban sus padres quienes toda su vida habían vivido en el campo y habían sido personas de escasos recursos, que claramente estuvieron contra de los deseos de los médicos y decidieron exponer totalmente a su hija a los medios y a las multitudes mostrando sus poderes, y usar esto como una oportunidad económica para así ganar dinero a costa de ella.

Científicamente y de manera confirmada, nunca se pudo saber con exactitud el origen del por qué esta pequeña niña inglesa poseía aquellos poderes, principalmente porque el afán monetario de la familia separó de forma abrupta a Angélique de ese contexto científico y médico.

Sin embargo, unos 4 meses después, específicamente el 10 de abril de 1846 los fenómenos desaparecieron sin razón alguna para no volver jamás... El tiempo que tuvo esta chica como 'poltergeist' no fue muy largo y gracias a la ambición de sus padres, fue y siempre seguirá siendo un misterio el poder saber qué ocurría realmente con Angélique Cottin.

¿Te gustó este increíble caso? Coméntanos qué opinas sobre él