Demonología: Todo sobre los demonios

Al escuchar o ver la palabra 'Demonio', lo primero que pensamos es en ángeles caídos, sin embargo a lo largo de los años este pensamiento ha cambiado y hasta se ha creado una clasificación de los mismos. Además, existe una ciencia que se encarga del estudio acerca de todo sobre ellos, la demonología.

yoiceluciano .
Creado por yoiceluciano .
Elegir Sep 27, 2017
Help Translate This Item

El origen etimológico de la palabra demonología se remonta al griego, y exactamente está generado y compuesto por dos palabras, daimon y logía. La primera, daimon significa ''genio'' o ''demonio'' y por otro lado, logía, que vendría a ser la segunda vendría a significar ''ciencia''.

De esta manera se determinaría que la demonología es la ciencia -como rama de la teología- que estudia la naturaleza o las cualidades que tienen los demonios.

La creencia hacia los demonios se remonta a miles y miles de años, y quizás sea una de las más antiguas.

Desde el Zoroastrismo, se enseña que hay al menos 3.333 demonios, los cuales algunos contienen responsabilidades o tareas muy específicas en temas oscuros y malignos como la guerra, las enfermedades, el hambre, etc. Aparte de esto, en la mayoría de las grandes religiones de la humanidad se hacen referencias en mayor o menor medida a la existencia de los mencionados demonios.

Los demonios y su clasificación:

La demonología como tal ha creado o confeccionado varios listados los cuales intentan nombrar y establecer cierta jerarquía y características entre estos espíritus maléficos. Así, la demonología sería el opuesto de la angelología, que intenta recopilar la misma información al respecto de los buenos espíritus.

En esta doctrina se pueden distinguir 4 tipos de demonios, entre los cuales se distinguen:

  • Ángeles caídos en desgracia (Según la tradición judeocristiana).


  • Almas humanas consideradas como genios o familiares (Los cuales según, no tendrían un carácter maligno real).


  • Aquellos que reciben un culto (culto a los antepasados).


  • Fantasmas y otros aparecidos de carácter maligno.

Después de saber todo esto, resulta verdaderamente muy interesante evidenciar que las bases que establecen todas estas referencias de perfiles demonológicos son representados a través de saberes que fueron obtenidos de quienes dicen tener la habilidad para invocar y comunicarse con estos espíritus maléficos.

Esta faceta de la demonología está explotada por los grimorios de magia oculta.

Es importante subrayar el hecho de que a lo largo de la historia el demonio ha estado representado de muy diversas formas y también ha adoptado muchos y diferentes nombres. Así, en la Biblia podemos encontrarlo bajo la denominación de Satanás, Diablo, Belial, Príncipe o incluso El Dragón.

Las ''biblias'' demoníacas:

Los grimorios de magia oculta son aquellos tomos (libros) que contienen todos los conocimientos existentes en esta ciencia acerca de esta faceta de la demonología, los cuales han sido estudiados más de una vez por todos aquellos que debían perseguir y juzgar a diabolistas y brujas.

Quizás el hecho que impresiona al que se acerca al estudio de este tema, es la sorprendente universalidad y antigüedad que se puede encontrar de la demonología, de la creencia en la existencia de los demonios o espíritus malignos y los consecuentes recursos de cantos y formulas u otras practicas mágicas.

Hay muchísimos aspectos sobre este tema que nacen en el pasado y han desaparecido desde hace largo tiempo de la faz de la tierra, pero hay otros cuyos escritos pueden ser seguidos y encontrados en lo que seria comparativamente tiempos modernos y que sorprendentemente aún todavía sigan ebullendo.

Para los creyentes en la existencia del demonio, el conocimiento de todo lo relacionado con él es algo totalmente necesario, pues el demonio pretende traer el mal y perjudicar a los hombres. En consecuencia, si se quiere combatir el mal, es necesario conocer a su principal autor: el demonio.

Durante el Siglo XVI se elaboró algunas clasificaciones demoníacas, una de estas establecía un demonio por cada mes del año, ya que se creía que cada uno de estos demonio tenía más fuerzas para cumplir su misión durante un mes especial y específico de todo el año. De esta manera, sus poderes y el de sus asistentes iban a funcionar mejor durante ese mes:

  • Belial: Enero.


  • Leviatán: Febrero.


  • Satanás: Marzo.


  • Belfegor: Abril.


  • Lucifer: Mayo.


  • Balberith: Junio.


  • Belcebú: Julio.


  • Astaroth: Agosto.


  • Tammuz: Septiembre.


  • Bael: Octubre.


  • Asmodeo: Noviembre.


  • Moloch: Diciembre.


Diccionario Infernal con ilustraciones demoníacas:

No se puede pasar por alto y dejar de mencionar el impresionante Diccionario Infernal (Dictionnaire Infernal) del autor Collin de Plancy, el cual fue publicado en 1818 y editado en 1863.

En este, se creó una serie de 69 ilustraciones de los demonios descritos originalmente en la obra. Entre dichos demonios podemos destacar:

La demonología, como todos los temas religiosos, tiene un gran aspecto y componente de misterio y de debate eterno.

Además, como en todos los demás temas, entre la principal polémica podemos encontrar dos posiciones: los creyentes y defensores del dogma y, en el lado opuesto, aquellos que consideran a los demonios como una creencia basada en la superstición.

Y tú, ¿qué opinas sobre este interesante y misterioso tema?