Los datos más aterradores sobre Poltergeist: Juegos Diabólicos

¡Nunca la vas a poder ver igual!

Paramount Channel Latinoamérica
On 2018 M02 9

Muchas películas tienen fama de estar “malditas” por todos los percances que sucedieron antes, durante y después de la filmación; sin embargo, la que se lleva las palmas en esta categoría es Poltergist: Juegos Diabólicos. En la cinta, la familia Freeling es acechada por seres malignos que  secuestran a Carol Anne, la hija menor. Aunque la cinta ha asustado a las audiencias por más de 30 años, algunas de las cosas que pasaron tras escenas la hacen aún más escalofriante.

Muchos de los miembros de producción y dos de los niños estrella de la cinta, murieron inesperadamente al poco tiempo de que se estrenara la cinta, esto fue lo que dio el inicio a la leyenda de que la película está maldita. La primera fue Dominique Dunne, (Dana en la cinta), quien fue asesinada por su novio.

Heather O'Rourke - Carol Anne- también murió al poco tiempo de que se estrenó la cinta por complicaciones de una obstrucción intestinal. Aunque ya había grabado las dos secuelas de la película, Heather murió a los 12 años, antes del estreno.

Durante la filmación, otro de los niños Freeling estuvo a punto de perder la vida cuando uno de los payasos animados que lo atormentaba en la película, tuvo una falla y casi lo asfixia.

Richard Lawson, otro de los actores de la cinta, estuvo cerca de morir en un accidente aéreo y sólo se salvó porque un fan le cambió su asiento de primera clase por darle un autógrafo. La persona que se sentó en su asiento original falleció.

Una de las razones por las que se cree que esta película está maldita, es porque Steven Spielberg tomó la controversial decisión de usar esqueletos humanos reales para filmar una de las escenas. Lo peor de todo es que Spielberg ni siquiera le avisó a la actriz que estaría nadando con cadáveres reales.

Durante la filmación, varios actores y miembros del staff reportan haber vivido experiencias paranormales afuera del set: desde luces que se prendían y apagaban, videojuegos que se jugaban solos, objetos que cambiaban de lugar sin explicación, y hasta apariciones.

Sabiendo esto, la cinta es mil veces más aterradora, ¿no?