Vivir sin filosofar, es tener los ojos cerrados sin tratar de abrirlos jamás".
Immanuel Kant, Amaba el estudio de la realidad y dedicaba muchísimas horas de sus días a analizar todo lo que tenía a su alrededor, desde las nimiedades hasta los problemas más grandes.