Louis Wain, el pintor que estaba completamente loco por los gatos

Mininos que actúan como humanos, eran los protagonistas de las obras de un artista que bajo la terrible influencia de la esquizofrenia, fue transformando su pintura de cómicas representaciones gatunas a inentendibles estallidos de color ¿Cómo su esquizofrenia afectó su arte? Descúbrelo aquí:

Mary Villarroel Sneshko
Creado por Mary Villarroel Sneshko (User Created Content*)USER CREATED CONTENT and not by Playbuzz employees and /or any of its agents or any one of Playbuzz behalf.
Elegir 10 ago 2017
Help Translate This Item

¿Quién fue Louis Wain?

Louis Wain (1860-1939) fue un pintor británico reconocido por sus pinturas de gatos. Su infancia fue muy particular, fue el único varón de 6 hermanas y nació con labio leporino-una hendidura en el paladar o labio superior-, por lo que no fue a la escuela sino cuando cumplió 10 años. Ninguna de sus hermanas se casó y la más pequeña fue internada en un hospital psiquiátrico por su inestabilidad emocional.

Wain, como los primeros años de su infancia no iba a la escuela, se dedicaba a pasear por las calles de Londres, desde niño disfrutaba la compañia de los animales, específicamente los gatos. Ya de adulto, estudió Bellas Artes y trabajó algunos años como profesor, pero como no era su pasión lo abandonó al poco tiempo.

¿Cuál era su verdadera pasión? Pintar. Se convirtió en artista independiente y le iba muy bien, trabajó para importantes revistas como “Illustrated Sporting and Dramatic News” y para el “Illustrated London News”, además solía hacer retratos de mascotas en las plazas comunes o en las granjas. Su talento para pintar animales lo convirtió en uno de los artistas más respetados y queridos de la época. 

El pintor siempre fue amante de los animales, pero su esposa fue la que lo ayudó a descubrir su verdadera pasión: los gatos. (En la foto, sale con Peter, su gato quien fue su acompañante la mayor parte de su adultez.)

Una trágica historia cambió su vida para siempre

A los 20 años, poco después de la muerte de su padre, comenzó a vivir solo, trabajaba como artista freelancer y le iba muy bien. Al poco tiempo, se casó con Emily Richardson, una institutriz que servía a su familia. El matrimonio fue muy criticado porque ella era 10 años mayor que él, pero ambos eran felices.

Todo cambió cuando a los 3 años de casados Emily comenzó a sufrir de cáncer de seno, su condición empeoraba cada vez más y ningún tratamiento parecía ayudarla, lo único que la animaba era Peter, el gato de la casa.

Wain notó la conexión entre el gato y su esposa, y comenzó a hacerle retratos cómicos de Peter para hacerla sonreír. Esto animaba a su esposa y desde ese momento Louis conoció su verdadera pasión: pintar gatos. 

Su esposa murió poco tiempo después de su descubrimiento y él nunca se volvió a casar. Con el fallecimiento de Emily, Louis y Peter se volvieron inseparables, se convirtió en su principal inspiración, su compañero de vida.  

Sus pinturas encantaban al público por lo "cómicas" que se veían:

Un éxito sostenido por 30 años

Las pinturas de los gatos antropomorfos -que realizan actividades de humanos- causaron sensación. Ilustró innumerables cuentos infantibles, trabajó para edidciones especiales de los más importantes periódicos, decoraba calendarios, agendas y postales.

Logró tener su propia revista en la que publicaba todos sus trabajos bajo el nombre "Louis Waim Annual". Fue un pintor muy exitoso, solía hacer críticas sociales con sus gatos y fascinaba al público con las expresiones alteradas de sus gatos. Tuvo un exito sostenido por más de 30 años haciendo lo que más lo apasionaba: Pintar gatos. Si quieres uno de sus libros infantiles haz clic aqui.

Louis tuvo innumerables trabajos, pero su "musa" principal siempre fue su gato Peter, hasta en los últimos momentos de su vida hizo referencia a su compañero fiel. En la imagen el gato sostiene una hoja que dice "Hogar dulce hogar".

Una explosión de colores y emociones desorganizó su vida: la inesperada llegada de la esquizofrenia.

Con el pasar del tiempo, algo comenzó a cambiar en Wain, su temperamento no era el mismo y sufría de constantes alucinaciones, cambios de humor y ataques de ansiedad. Sus pinturas comenzaron a variar, ahora pintaba a sus gatos en medio de explosivos mares de colores y a veces eran escenarios tan abstractos que no se podían distinguir.

Su comportamiento fue empeorando cada vez más y su familia decidió internarlo en un hospital psiquiátrico público. Las condiciones en las que se encontraba el artista eran deplorables. La noticia de su enfermedad no tardó en regarse por Londres, y grandes de sus amigos como H.G Wells, un famoso escritor y político de la época, intervinieron y lo llevaron a un hospital mucho más cómodo.

Allí vivió los últimos 15 años de su vida, sus amigos se encargaron de que tuviera siempre una manada de gatos que le hicieran compañía y él siguió dibujando hasta el último de sus días.

En sus trabajos se puede observar cómo la esquizofrenia afectaba su forma de ver el mundo, comenzó a pintar extraños patrones de colores en cada una de sus obras.

Su trabajo pasó de ser jocoso a ser un mar de colores extremadamente vistoso.

Su enfermedad no le quitó su mérito

Pese a que los últimos 15 años de su vida vivió internado en un hospital, sus trabajos seguían siendo llamativos. Wain pintaba como método de relajación y todos los trabajos que hizo en esta etapa estan resguardados.

Louis Wain se convirtió en uno de los pintores más queridos de la época y hoy en día se utiliza de ejemplo para analizar cómo las enfermedades mentales afectan la percepción de la realidad.

Su buen amigo H.G. Wells, escribió : "Él hizo que los gatos fueran de él. Inventó un estilo de gato único, una sociedad de gatos, un mundo completo solo para gatos. Los gatos ingleses que no lucen como los gatos que pintaba Louis Wain, están avergonzados de sí mismos."



Por Mary Villarroel Sneshko | @VivoDeSorpresas | Culturizando
Con información de SchizLife | OutsiderArt