¡Qué maravilloso es que nadie necesite esperar ni un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo!
Anna Freud, Pese a las dificultades de su niñez, siempre mantuvo sus ideales muy altos y luchó por lo que quería lograr.