Elsa Schiaparelli, una mujer que con su extravagancia revolucionó la moda y llevó a Dalí a las pasarelas

Una mujer intelectual, decidió dedicar su vida a la moda. Con ideas frescas y diferentes, unió el arte surrealista con las prendas de vestir. Su éxito causó una guerra con Coco Chanel, enamoró a Katharine Hepburn e inspiró a Salvador Dalí. ¿Quién fue? ¿Coco Chanel la odiaba? ¿Qué pensaba de ella Dalí? Aquí te contamos todo.

Mary Villarroel Sneshko
Creado por Mary Villarroel Sneshko
Elegir Mar 13, 2018
Help Translate This Item

¿Quién fue Elsa Schiaparelli? Una diosa surrealista

Elsa Schiaparelli (1890-1973) fue una reconocida diseñadora de modas italiana, quien con ayuda de su visión surrealista e irreverente, transformó las prendas en arte. Fue una de las personalidades más influyentes en el mundo de la moda. Desde crear la falda pantalón, hasta convertir las pasarelas en eventos dignos de recordar, su visión sigue vigente años después de su fallecimiento.

Una amante de la sabiduría fue encerrada por su sensualidad

Nació en una familia muy adinerada e intelectual. Su padre era egiptólogo y su tío era astrónomo, ambos fueron sus dos más grandes influencias. Desde pequeña mostró interés por las artes y la literatura. El misticismo del universo la fascinaba y su tío la ayudaba a descubrirlo.

Con su afán de comprender mejor el mundo, decidió estudiar filosofía en la Universidad de Roma, todo iba bien hasta que publicó un poemario en 1937 titulado “Arethusa”. Su contenido de carácter sexual, escandalizó a sus padres quienes decidieron meterla en un convento.

De familia católica, estaba ya acostumbrada a las doctrinas de la religión, pero sus ideales eran muy diferentes. Soñaba con explorar el mundo. Escapó del convento un año después. Su estadía le sirvió para involucrarse más en la historia del arte. Conoció el Renacimiento y se enamoró profundamente del arte como medio de expresión.

Inició un proceso para encontrarse. Al dejar la filosofía y ser señalada por sus textos, había quedado perdida, necesitaba reencontrar su pasión. Era amante de la sabiduría. En 1914 asistió a una conferencia de Wilhelm Wendt de Kerlor, quien hablaría de la teosofía –un sistema de creencias que le dan importancia a la intuición como mecanismo del saber-.

24 horas después de haberse conocido, Kerlor y Schiaparelli decidieron casarse. El mundo de Schiaparelli era así. Impulsivo, aventurero, creativo y sobre todo, irreverente. 

Un concepto diferente: moda funcional, cómoda y expresiva

Una de las ideas más innovadoras de Schiaparelli, fue la 'falda pantalón'. Una prenda de vestir que luce como una falda, pero tiene separaciones en las piernas para facilitar la movilidad. Su inspiración fue su amiga Lili Álvarez, una tenista. Su misión era crear una prenda elegante y cómoda para el deporte y lo logró. (En la foto: Lili Álvarez con una falda-pantalón diseñada por Elsa Schiaparelli en un torneo de Wimbledon en 1931).

¿Y por qué no experimentar? Una diseñadora atrevida

Su matrimonio fue un fracaso. Tras separarse, comenzó a buscar inspiración y nuevas ideas. La moda parecía ser un método fantástico para expresarse. Comenzó con prendas deportivas –de uso casual-, hasta que poco a poco fue creando su propio estilo.

Sin un ápice de miedo, inició su propia industria. Vendía sus diseños a tiendas de grandes diseñadores hasta que pronto abrió su propia tienda. Sus trabajos eran coloridos, estrambóticos, únicos en su estilo. Muy diferente a la moda minimalista del momento.

Su propuesta diferente, atrajo a importantes clientas. Desde La duquesa de Windsor, hasta Katharine Hepburn, sus prendas eran cada vez eran más exitosas.
Con una mezcla de arquitectura, con arte surrealista y sobre todo: practicidad, caló rápidamente en el público femenino.

Las mujeres querían sus diseños vanguardistas y ella se transformó en una referente de estilo y personalidad. De un momento a otro, Schiaparelli se convertió en una marca reconocida y respetada.

Una rivalidad incontrolable: el ODIO de Coco Chanel

La gran diseñadora francesa, Coco Chanel, era reconocida por sus diseños simples y elegantes. Schiaparelli por otra parte, era reconocida por sus diseños innovadores, estrambóticos y coloridos. La rivalidad era tan grande que apareció numerosas veces en la prensa.

Coco Chanel era la referente de la moda en París. No había duda de que su imperio era el más importante. Sus diseños clásicos, sobrios y elegantes habían conquistado las calles y su nombre era sinónimo de glamour. Schiaparelli era la única que se atrevía a enfrentarla.

"La italiana" como le decía despectivamente Chanel, era la única diseñadora que decidió romper los patrones de la diseñadora francesa y crear un estilo pictórico, artístico, colorido e irreverente. La personalidad atrevida de Schiaparelli repudiaba a Chanel, quien no disimuló su desprecio en ningún momento.

¿Por qué Chanel odiaba a Schiaparelli? Porque consideraba que su ropa era 'pobre de lujo'. Barata, poco elegante, estrafalaria. A "la italiana" en ningún momento le importó la opinión de su competidora principal y pese a la fortaleza del 'imperio Chanel', Schiaparelli fue tan exitosa que fue la primera mujer en aparecer en la portada del Times.

Ni el odio de la más grande diseñadora de París podía disminuir su éxito y ni su influencia.

Hechos el uno para el otro: Dalí y Schiaparelli

Eran la pareja perfecta, pero no por amor, sino porque ambos compartían la misma pasión: el surrealismo.

Surrealismo, misticismo y extravagancia. Schiaparelli no tenía miedo de experimentar. Sus diseños no tenían límites. Su unión con el más grande del surrealismo se dio en 1937. Salvador Dalí era una de sus inspiraciones y él quedó fascinado al conocer su ropa.

Juntos crearon diseños sorprendentes. Desde vestidos de esqueleto, hasta sombreros en forma de zapato. Dos grandes surrealistas trabajando en un mismo proyecto crearon una de las colecciones más exitosas de la carrera de Schiaparelli.  

Desde ese momento, se le conoció como la diseñadora que unía el arte con la moda. Fue aceptada por el grupo de los surrealistas y le salieron millones de proyectos diferentes, todos ligados a lo que le gustaba: una moda fuera de lo común. 

Vestido de esqueleto. Hecho por Schiaparelli inspirado por Dalí.

A la izquierda: el boceto del vestido de Salvador Salí con base en su pintura “El escritorio antropomórfico”, 1936.

"El sombrero zapato" una de las creaciones más emblemáticas de la dupla.

Dalí hizo su propia marca de joyería con la ayuda de Schiaparelli.

La diosa del marketing y la que convirtió la moda en un show mediático

Schiaparelli fue la primera diseñadora que le dio un nombre a los diseños de accesorios, bolsos y lentes. Además de la ropa, comenzó a promocionar otros de sus trabajos dándoles su nombre.

Con el propósito de crear un impacto mayor, al momento de presentar sus colecciones, armaba un show -estilo fiesta temática-. Fue la primera que convirtió la moda en un evento y gracias a ella, hoy existen las pasarelas de moda.

Su estilo tan irreverente, la ayudó a destacar. La belleza de sus prendas iba más allá, tenían un propósito. Incluso, con la Segunda Guerra Mundial, diseñó una prenda que además de proteger del frío, tenía numerosos bolsillos secretos para esconder dinero y documentos.

Si quieres verlo, haz clic aquí -foto de la izquierda-.

Hoy es recordada como una de las diseñadoras más influyentes de la historia, aunque su imperio se ve eclipsado por el de Coco Chanel, con la única diferencia que Chanel siguió viva como marca mientras que Schiaparelli donó todos sus diseños y dibujos a un museo antes de morir.

Por Mary Villarroel Sneshko | @Vivodesorpresas | Culturizando
Con información de: TheGuardian