Los perros aman a sus amigos y muerden a sus enemigos
Sigmund Freud, Sorprendentemente, el padre del psicoanálisis tenía cierto interés en la sinceridad del comportamiento de los perros, y lo simplificó con esta frase.