Coreomanía, la supuesta maldición que te hacía bailar hasta desmayar

Movimientos incesantes e incontrolables, el éxtasis de la música te eleva la adrenalina al punto de que simplemente, tu cuerpo no te permite parar de bailar. ¿Será máxima felicidad o un problema psiquiátrico? Descubre aquí todo sobre la epidemia que volvió locos a muchos en la Edad Media.

Mary Villarroel Sneshko
Creado por Mary Villarroel Sneshko
Elegir 11 ago 2017
Help Translate This Item

¿Qué es la coreomanía?

La coreomanía se puede definir como una enfermedad psicogéna -que deriva de la histeria- en la que la voluntad, las facultades intelectuales y los deseos morales, se pierden casi totalmente por la presencia de un impulso irresistible de moverse ante la música.

Por mas peculiar que suene el concepto, una epidemia de coreomanía afectó enormemente en la Edad Media, donde las personas solían bailar hasta desmayarse, algunos incluso morían por agotamiento. Este extraño fenómeno social, estuvo presente en Europa entre los siglos XVI y XVII.

¿Cómo sucedía? Nadie sabe con exactitud qué provocaba los ataques de baile, pero de manera inesperada, un grupo se aglomeraba a bailar sin parar hasta que cada uno de los integrantes se desmayara de cansancio.

La coreomanía no fue un hecho aislado, afecto casi a toda Europa y en cada lugar tenía un nombre diferente: en el occidente se le conocía como “chorea” o el baile de “San Viti”, el baile del demonio, el baile de San John, mientras que en Italia se le conocía como tarantismo. 

¿Debería ser considerado enfermedad? Algunos dicen que sí, pero otros como Thomas Watson en su libro "Lecturas y principios de la práctica física", asegura que no lo era, porque los movimientos del baile no son espasmódicos -que no se pueden controlar-, sino totalmente controlados por la voluntad.

Un concepto "jocoso" que oculta un grave problema

La intensidad de epidemia era tal, que morían entre 4 y 5 personas (hombres, mujeres, ancianos y niños), en cada una de las rondas de baile, que podían ocurrir todos los días, varias veces al día

Una maldición irrompible

Cuenta la historia, que la primera aparición de esta misteriosa "enfermedad", fue producto de una maldición que lanzó un sacedorte llamado Ruprecht. Había encontrado a sus discípulos conversando alegremente en lugar de hacer sus deberes, se enfureció tanto por su irresponsabilidad que los condenó a bailar y aullar día y noche sin parar. por 12 meses.

La maldición solo podía ser retirada por dos obispos, pero en la época no hubo ninguno que la pudiera romper. Los condenados a bailar sin parar eran 12, 4 de ellos murieron y los 8 restantes quedaron con daños irreparables en su sistema motor y nervioso.

Bailando sin control como los roedores al oir la flauta

La epidemia es tan inexplicable, que muchos la comparan con el famoso cuento infantil del Flautista de Hamelin, que con su música hace bailar a los ratones y los deja en un estado de shock absoluto.

¿Cómo eran estos extraños bailes?

El escritor y analista alemán H.G Hecker, escribió en su libro "Las Epidemias de la Edad Media" una descripción detallada de cómo eran en realidad estos encuentros. Lo explica así:

"Formaban círculos agarrados de la mano y como si hubieran perdido todo el control de sí mismos, continuaban bailando por horas, en un delirio constante hasta que caían al suelo desmayados por el cansancio. Después solían despertar quejándose de la terrible opresión y de las agonías de la muerte, sufriendo de intensos dolores."

¿Había manera de pararlos? Como estaban en un estado de histeria difícil de controlar, interrumpirlos era una tarea difícil. En su libro Hecker explica que la única manera de controlarlos era esperar que se desmayaran -o cayeran al suelo del cansancio-, y envolverlos en apretadas telas hasta la cintura como pequeñas orugas, para evitar que se movieran más.

La maldición en versión italiana: El tarantinismo

En Italia hubo una explosión repentina de extraños bailes y movimientos incontrolables. La gente parecía haber perdido la cordura pero se lo atribuían todo a la picada de una tarántula Linneus -de ahí el nombre "Tarantinismo".

Ferdinando Bavigli, un escritor italiano, describía los ataques de la supuesta araña con exactamente las mismas características de la coreomanía: bailes repentinos sin control hasta quedar exhaustos en el suelo.

Años después, esta teoría italiana de que era causada por una araña esta obsoleta por diversas razones, entre ellas:

1- La araña es una de las especies más antiguas de Italia y nunca se habían presentado síntomas así en miles de años.
2- Los síntomas de la picadura de araña incluían una fatiga exagerada, adormecimiento y dolor insoportable en las articulaciones, lo que no permitía que las personas "bailaran".

Por lo que se concluye, que la coreomanía también llegó a Italia y pese a que muchos le atribuyen los extraños síntomas a la picadura de la araña, se comprobó una vez más que no hay una razón científicamente coherente que explique estos ataques.

¿Una maldición, una enfermedad o una epidemia social?

Pese a que hay múltiples registros de estos ataques de baile, no se sabe a ciencia cierta qué los provocaban. Muchos opinan que era una maldición, otros insisten en que las enfermedades de la época causaban fiebres altas y esto provocaba una pérdida de cordura generalizada, otros dicen que era una manera de liberar el estrés.

Lo cierto es, que la coreomanía mató a más de 500 personas en la Edad Media, morían asfixiados, de ataques al corazón, de fatiga, de deshidratación, entre otras cosas, todo por bailar hasta el cansancio.


Por Mary Villarroel Sneshko | @Vivodesorpresas  | Culturizando
Con información de: Choreomania