Conoce estos 5 métodos utilizados para aliviar los dolores en el pasado

Actualmente y gracias a las ciencias modernas aliviar cualquier dolor es cuestión de una pastilla o de una inyección, sin embargo, en el pasado las técnicas y las sustancias eran mucho más ortodoxas y posiblemente más complicadas de obtener, a pesar de ello lograban ser muy efectivas y productivas. Estos son algunos de los extraños y sorprendentes métodos que se usaron en siglos pasados:

Maria Gabriela Roa Baez
Creado por Maria Gabriela Roa Baez
Elegir Aug 13, 2017
Help Translate This Item
1

Éter

El Éter es un compuesto orgánico, volátil y soluble, que tiene un átomo de oxígeno unido a dos radicales de hidrocarburo, y desde siempre se ha empleado como anestésico. Sus usos medicinales eran mayoritariamente para tratar infecciones pulmonares y la enfermedad del escorbuto, aunque también se usaba como droga recreativa. Fue precisamente esta utilización la que llevó a su descubrimiento como analgésico. Lo que se hacía era empapar toallas con el líquido y ponérselas en la cara.

Aunque es relativamente seguro, puede causar náuseas y vómitos, por lo que dejó de usarse.
También resultó ser inflamable, a pesar de ello se uso en Estados Unidos y Europa desde 1842 hasta principios del siglo XX.

2

Corteza de sauce

Al principio, la corteza de sauce se masticaba para tratar la fiebre y la inflamación. Ahora está disponible comercialmente en cápsulas, en polvo o en estado puro, y se cree que funciona en caso de dolores de cabeza, inflamación, el dolor que causa la artritis ósea y el dolor en la zona baja de la espalda. Su ingrediente activo es el mismo que el de la aspirina, cuyo principio químico es el ácido acetilsalicílico, y fue formulado a partir de la salicina que contiene la corteza de sauce. La salicina funciona al combinarse con otros compuestos que contiene la corteza: los flavonoides y los polifenoles. La corteza de sauce fue utilizada en Mesopotamia a partir del año 4.000 a.C. y en China y Europa a partir del 400 a.C.

3

Esponja soporífera

La esponja soporífica fue la predecesora de los actuales anestésicos. Lo que se hacía era mojar una esponja marina en una mezcla de extractos de plantas y luego secarla al sol. Posterior a ello la esponja se mojaba en agua caliente y se ponía bajo la nariz del paciente cuando iba a ser operado. Para despertarlo tras la operación, la esponja se mojaba en vinagre caliente.Los cuatro elementos anestésicos eran el opio, la mandrágora, el cicuta y el beleño negro en agua Esta técnica se usó en en Europa entre el siglo XI y el siglo XVII.

4

Enema con humo de tabaco

Durante un tiempo se utilizó una técnica de humo de tabaco insuflado en el recto para sobrevivir a las personas ahogadas, se pensaba que con esto se estimulaba la respiración. Al principio se usaba una pipa de fumar, hasta que los riesgos de la inhalación de plomo llevaron a la creación de un equipo de aparatos consistentes en una pipa larga y una serie de fuelles. Pronto se instalaron a lo largo de la orilla del río Támesis, en Inglaterra. Se pensaba que el humo de tabaco secaba el cuerpo internamente y proporcionaba estimulación. El procedimiento también se empezó a utilizar para aliviar el dolor en el intestino y en el abdomen, además de para tratar dolores de cabeza. Esta técnica no se practico durante mucho tiempo debido a su poca efectividad.

5

Pez eléctrico

En el Antiguo Egipto, un método para curar el dolor de articulaciones o los dolores de cabeza era usar la estimulación nerviosa que proporcionaba el pez eléctrico. Se hacía de la siguiente manera: o se ponía la parte del cuerpo que causaba dolor en un cuenco con una raya torpedo o un pez gato eléctrico, o se aplicaba directamente el pez a la frente del paciente. Aunque no se sabe qué efectividad tenía este método, tiene cierta similitud con un método actual conocido como electroestimulación percutánea. Hay controversia sobre su eficacia como método para tratar algunos tipos de dolor.