Irlanda, uno de los países más católicos, legaliza el aborto

El 26 de mayo se conocieron los resultados de un referéndum para elegir -bajo cualquier circunstancia- si legalizar o no el aborto en Irlanda, un país europeo caracterizado por tener una población mayormente católica.

¿De qué trataba el referéndum?

1.429.09 (66,5%) de irlandeses han escogido el “sí”, superando a los 723.632 (33,6%) de personas que eligieron “no” en un referéndum catalogado como “histórico” por los habitantes del país.

Con este resultado, las mujeres irlandesas podrán abortar bajo cualquier circunstancia antes de las primeras 12 semanas de embarazo, mientras que -en caso de problemas de salud-, sería a las 24 semanas de la gestación.

El presidente de Irlanda, Leo Varadkar –quien apoyaba la causa-, aseguró que la legislación será aprobada antes del fin de año. Desde 1983, con la Octava Enmienda, en Irlanda solo era posible abortar en caso de existir “un riesgo verdadero e importante” en la salud de la persona; mientras que en 1992 se aprobó que las mujeres pudieran salir del país para abortar.

A pesar de ser un país tradicional y mayoritariamente católico, la legalización del aborto no es la primera reforma social importante realizada en Irlanda, ya en 1995 se aprobó el divorcio y en 2015 se permitió el matrimonio homosexual. A este conjunto de reformas sociales, Varadkar las ha llamado una “revolución tranquila”, que según el presidente irlandés viene ocurriendo desde hace 10 o 20 años.

Getty Images

Opiniones a favor y en contra

El grupo antiaborto, ha denominado esta derrota como una “tragedia de proporciones históricas”. Uno de los portavoces de este grupo lamentó “que el niño no nacido haya perdido su derecho a la vida”, no obstante, realizó un llamado a respetar la decisión de la mayoría.

Por su parte, los militantes que defendían la legalización del aborto, se valieron de casos ocurridos a nivel nacional, como el de Savita Halappanavar en 2012. La mujer de 31 años de edad acudió al hospital universitario de Galway alegando tener fuertes dolores de vientre. Luego de una revisión, los médicos le explicaron que estaba perdiendo al bebé, pero no podían retirárselo ya que el corazón aún latía.

Savita explicó que ella no era católica y no tenía problema en abortar, sin embargo, los doctores le respondieron que Irlanda sí era católica y no podían intervenirla. Dos días después, el corazón del bebé se detendría, al igual que el de su madre, Savita.

Solo 15 países en todo el mundo prohíben el aborto en cualquier circunstancia y lo penalizan, entre ellos se encuentran cuatro naciones latinoamericanas: Honduras, República Dominicana, El Salvador y Nicaragua.

Por Juan Bacallado | @9jmbg9 | Culturizando
Con información de: El Periódico | CNN en español | El Tiempo