¿Té o café? Conoce cuál es mejor para ti

El café es una bebida tradicional en todo el mundo y una de las mejores excusas para hacer una cita, pero el té cada vez toma más fuerza aumentando el número de personas que lo consumen. Así que es momento de ver lo mejor y peor de cada uno para que tú elijas cuál es el más conveniente.

Juan Bacallado
Creado por Juan Bacallado
Elegir Apr 3, 2018
Help Translate This Item

Si algo tiene el té es que posee un amplio repertorio de opciones, puedes tomar té verde, té negro, té de manzanilla y muchos otros más, cada uno con distintos beneficios, por su parte, el café goza de una diversidad de preparaciones para todos los gustos, expreso, americano, con leche y demás. Ahora es momento de conocer las ventajas y desventajas generales de ambos.

1

¿Cuál nos da más energía?

La principal razón por la que consumimos ambas bebidas es para llenarnos de energía, sobre todo cuando necesitamos estar bien despiertos en las mañanas, en este caso, el café posee entre 80mg y 140mg de cafeína, mientras que el té alcanza solo la mitad, con aproximadamente 15mg y 75mg.

Sin embargo, tanto el té como el café brindan la misma sensación de energía luego de tomarlos, el café lo hace de forma más rápida pero menos prolongada, mientras que el té causa un efecto más duradero.

Ahora bien, si piensas tomar alguno de estos dos antes de dormir, es recomendable que no sea el café, pues la Universidad de Surrey de Reino Unido asegura mediante un estudio que aunque ambos mejoran la atención en el día, en la noche sí existe una diferencia en el efecto.

Esto se debe a que el café suele provocar insomnio cuando se consume antes de ir a la cama, alterando el sueño y haciéndolo complicado. En cambio, el té parece lograr lo contrario, ayudando a conciliar el sueño y permitiendo una noche más relajada.

2

¿Y en salud?

Ambas bebida presentan excelentes beneficios para la salud, por ejemplo, está comprobado que el café reduce la probabilidad de diabetes tipo 2 en el 35% de los casos, el té también logra el mismo efecto, pero más en la de tipo 1 que la 2.

El café es un aliado para la memoria, mejorando su desempeño a corto plazo al igual que la capacidad de reacción, también es un aliado en la prevención del alzhéimer y demencia. El té también logra disminuir el riesgo de alzhéimer y optimizar el funcionamiento de la memoria.

Con respecto al párkinson, ambas bebidas son beneficiosas para evitar su desarrollo. Además, también reducen ciertos tipos de cáncer, el café previene principalmente el cáncer de piel, de mama, hígado, próstata y colon.

El té disminuye el cáncer de pulmón y de esófago siempre que no se consuma muy caliente; así como también ayuda a impedir el desarrollo de osteoporosis.

3

Belleza y obesidad

El té cuenta con una gran cantidad de antioxidantes de excelente desempeño, teniendo un efecto antienvejecimiento gracias a que repara y regenera las células. Mientras que su combinación de cafeína con algunos antioxidantes como los polifenoles potencian el proceso de termogénesis acelerando la ‘quema’ de grasas.

El café también tiene antioxidantes, sin embargo no se ha constatado que tenga una acción rejuvenecedora, mientras que su alto contenido de cafeína mejorar la oxidación de grasas, convirtiéndose en un aliado para bajar de peso.

Ambas cuentan con muy pocas calorías siempre y cuando no se le agregue leche o grandes cantidades de azúcar o miel, por lo que es una opción ligera a diferencia de otras bebidas.

4

Taza llena corazón contento

Y es que ambas bebidas aportan beneficios al corazón, el café consumido de forma moderada previene insuficiencias cardiacas, lo que significa que reduce el riesgo de infarto. El té con sus flavonoides disminuye las enfermedades del corazón, al igual que los coágulos en las arterias que causan infartos.

Además, el té tiene un efecto anti estrés ya que ayuda a impedir la producción de la hormona que lo causa, mientras que el café combate la depresión gracias a la cafeína que contiene, llegando a reducir los suicidios hasta un 50% según una investigación de la Universidad de Harvard.

El té también causa una mejora en el sistema inmunológico debido a sus antioxidantes que potencian el funcionamiento de las defensas. Además, también protege la salud bucal, ya que contiene taninos que reducen las caries y disminuyen la creación de la placa bacteriana causante del mal aliento.

5

Pero no todo es perfecto

El café y el té tienen grandes beneficios, pero si se consumen en grandes cantidades puede provocar lo contrario. Por ejemplo, ambos manchan los dientes, sobre todo el té negro. El té suele bloquear la absorción de hierro, pudiendo causar anemia, así que es recomendable no consumirlo poco tiempo antes o después de comer.

La cafeína en exceso puede provocar bultos en las mamas, aunque solo se necesita disminuir el consumo para desaparecer los bultos. Ambos también pueden ser causantes de dolor de cabeza, ansiedad e insomnio.

Entonces ¿cuál es mejor?

Siempre que no se consuma en exceso, ambas bebidas son un excelente complemento para la salud, tanto para prevenir enfermedades como para mejorar la atención y el desempeño de actividades.

Lo mejor sería variar el consumo de ambas para conseguir todas las ventajas de cada uno, siempre y cuando no sobrepasemos los 500mg diarios de cafeína, lo que equivale a 6 tazas de café aproximadamente y muchas más de té.

Y para ti, ¿cuál es tu favorita?

Por Juan Bacallado | @9jmbg9 | Culturizando
Con información de: El Confidencial | BBC | 24 Horas | Mejor con salud