Cicuta, el veneno más letal de la antigüedad

La condena a muerte de uno de los filósofos más importantes de la historia
inmortalizó este veneno como uno de los más letales. ¡Aquí te lo contamos!

Titi González
Creado por Titi González
Elegir Jul 13, 2018
Help Translate This Item

Es una planta con flor de la familia de las apiáceas, su nombre científico es
‘Conium maculatum’ y es considerada desde la antigüedad como una de las plantas más venenosas del mundo.

La cicuta es conocida desde los tiempos de la Antigua Grecia, ya que en ese momento los venenos eran unas de las formas más comunes de asesinar a enemigos de manera silenciosa o la forma más fácil de ejecutar la pena de muerte. 

Una de las muertes más importantes ocasionadas por la cicuta fue la de Sócrates, el ilustre filósofo, que falleció en el año 399 a. C. Luego de un juicio en el que se le declaró culpable fue condenado a beber el brebaje de la planta venenosa cuando tenía 70 años por no reconocer a los dioses atenienses.

El principio activo de esta planta es la conina, capaz de proporcionar un efecto
sedante bastante fuerte. Y como su efecto analgésico se encuentra justo en la
raya de su dosis letal, casi nunca se utilizó como un calmante, por esto siempre
fue relacionada con un potente veneno.

Para los griegos de la antigüedad esta era la mejor forma de causar la muerte a alguien, ya que no era doloroso y se evitaban el sufrimiento y los baños de sangre que desencadenaban otros métodos.

Ellos la mezclaban con opio o zumo de adormideras, de esta forma se aseguraban que la persona durmiera antes de su siesta final. Pero en muchas ocasiones el veneno no estaba bien preparado y no contenía suficiente cicuta para acabar con la vida del condenado. Así le ocurrió a Foción, un general griego que también fue sentenciado a morir bebiendo el veneno y que se salvó porque su ejecutor no quiso prepararlo de nuevo. 

Como se trataba de una muerte silenciosa, la utilizaban de muchas formas. En la isla griega de Cos, los entes públicos recurrían a la cicuta cuando no podían cubrir las necesidades básicas de la población. Se dice que disponían de infusiones del veneno y lo daban a las personas mayores para que al morir no representaran una carga para la comunidad.

En sus escritos, Platón explicó que la cicuta era legal hasta el punto que si alguien quería suicidarse solo debía exponer ante el Senado sus razones, así se autorizaba que bebiera cicuta.

Pero este veneno no solo se quedó en la antigüedad. En la Edad Media también era utilizado pero netamente para cometer asesinatos, incluso Shakespeare nombra en varios de sus escritos bebidas venenosas utilizadas para delinquir entre las que se puede evidenciar claramente la cicuta.


Titi González Méndez | Culturizando
Con informació de fotonostra.com