Cata de vinos y enoturismo

¡El vino está allí para que todos lo disfrutemos!

Cata de vinos y enoturismo

¡El vino está allí para que todos lo disfrutemos! ya que las catas de vino son una de las principales actividades que prácticamente la mayoría de las bodegas incluyen dentro de sus programas de actividades de enoturismo.

La cata de vino está dirigida a todo público, es una antigua creencia pensar que solo está destinada a profesionales y expertos del vino, por lo tanto, ya seas una persona iniciada en el mundo del vino, o un auténtico experto catador, en las distintas bodegas de la Ribera del Duero podrás disfrutar de esta maravillosa experiencia, una forma diferente de aprender y disfrutar del vino los vinos Ribera del Duero, esta privilegiada región que acoge los mejores viñedos localizados en Castilla y León.

Un dato no menor a tener en cuenta, cada vez son más las personas jóvenes y entre ellas mujeres, quienes se suman a estas actividades de cata de vino y enoturismo, el consumo del vino está cambiando, cautivando a diferentes consumidores.

Pero vayamos por pasos, para quienes se inician, ¿Qué es catar un vino? Consiste en probar y analizar un vino con los sentidos. Así poder descubrir su naturaleza, analizar sus virtudes y defectos.
España es un país de gran tradición y el vino es de interés nacional, a medida que han pasado los años el mundo del vino se ha puesto de moda y cada vez más personas son las interesadas en conocer más a fondo el mundo del vino.
Al participar de una cata de vinos se incorporan los conocimientos teóricos suficientes (parte objetiva), para lograr la valoración (parte subjetiva).

Poniendo a prueba los sentidos
Para catar un vino debemos poner a prueba todos los sentidos, a través de métodos que permiten apreciar las propiedades del vino, estas son llamadas propiedades organolépticas, ya que se evalúan mediante los sentidos.

Cata visual
¿Qué aspecto tiene el vino?
Empleamos la visión, para percibir características como el color, la fluidez, intensidad, efervescencia y transparencia.

Examen visual del vino: Mediante el examen visual observa el vino en reposo, a través de la luz, para estudiar las tres características, el color, la intensidad y limpidez.
Si el vino es fluido tendrá una textura similar a la del agua, en cambio sí es denso la fluidez será parecida a la de un jarabe.
Otro aspecto muy importante que nos habla mucho acerca de las características del vino es el color.
Cuando el vino es concentrado y fuerte, es probable que sea rico en sustancias tánicas, en cambio cuando presenta una coloración débil, nos habla de que será un vino ligero.
Un punto muy importante es que se debe evitar utilizar copas de color, ya que no nos permitiría evaluar el aspecto visual del vino.
No llenar demasiado la copa, ya que se precisará de un espacio suficiente para respirar y a la vez permitir que se libere el aroma.

Cata olfativa
¿Qué olor tiene el vino? Empleamos el sentido del olfato para percibir las características del aroma.
La mejor manera de apreciar olores extraños evitando el enmascaramiento es oliendo el vino en reposo, así podremos apreciar los aromas más sutiles y los más volátiles.
Luego se procede a oler el vino tras voltearlo en la copa, realizando movimientos inversos a las agujas del reloj, así aumentaremos la superficie de evaporación y podremos llegar a percibir una mayor sensación aromática.
Luego de la degustación se huele la copa vacía, para determinar si la presencia de alcohol es mínima y detectar los aromas que fluyen en el vino que aún se evapora.

Cata gustativa, probamos el vino con un pequeño sorbo para evaluar:
El cuerpo del vino, es decir el olfato, gusto, y tacto, es decir las sensaciones químicas, la reacción que nos provoca en las mucosas, por ejemplo si es picante o astringente.
Y así nos iremos sumergiendo en el mundo del vino, visitando bodegas, degustando vinos, aprendiendo sobre este apasionante mundo, es sin dudas una propuesta imperdible para todos.