Madame de Montespan, la amante favorita del rey

De dama de compañía de la reina y la amante favorita del rey Luis XIV de Francia, conoce la historia de Françoise.

Madame de Montespan fue la única de las numerosas amantes y concubinas del rey Luis XIV de Francia que logró resaltar en el palacio de Versalles. Monstepan logró ganarse al rey y convertirse en madre de uno de sus hijos, además su belleza y personalidad le permitieron ganarse su lugar como pareja de rey. Algo que no pudo lograr ninguna otra, solo Madame de Maintenon pudo acercarse a un poco a los beneficios que tenía Monstepan.
 
Françoise de Rochechouart de Mortemart era su nombre de pila y nació el 5 de octubre de 1640. Sus padres fueron miembros importantes de la corte privada del rey Luis XIII. Su padre, el duque Mortemart fue el primer hombre de la cámara real y su madre fue dama de honor de la reina Ana de Austria.

La joven pasó su infancia y juventud en el convento de Saintes donde recibió una educación privilegiada. Cuando tenía 20 años, fue nombrada dama de compañía de la nueva reina y esposa de Luis XIV, María Teresa.
 
Con 23 años se casó con Louis de Gondrin, marqués de Monstespan. Pero al matrimonio nunca le fue bien, ya que la actitud violenta y posesiva del marqués no contribuyó con la estabilidad. Tuvieron dos hijos pero su situación económica y sentimental cada vez era peor. El escape que tenía Françoise era la corte de la reina. 

Luego de seis años trabajando en la corte, conoció al rey Luis XIV. Aunque en sus valores católicos no tenía presente serle infiel a su marido, las cosas se fueron dando a favor de la nueva pareja. Como el rey estaba rendido ante la marquesa, ella aprovechó su influencia sobre Luis XIV y se hizo conocer como la amante real sin ningún problema.
 
La relación del rey con la marquesa de Montespan duró 12 años y tuvieron 7 hijos que nunca fueron legitimados porque ambos aún estaban legalmente casados.
 
Aunque muchos consejeros del rey intentaron separarlo de su relación, no fue ninguno de ellos quien lo consiguió sino que Louise de la Valliére, quien era niñera de sus hijos con la marquesa Montespan, logró lo que muchos querían.
 

Louise se convirtió más tarde en Madame de Maintenon y destronó a la marquesa de su puesto de la amante real. El rey ya no estaba convencido de su relación con Montespan y al iniciar su romance con la niñera de sus hijos, botó del palacio a la marquesa.
 
En los días que ella preparaba su salida de Versailles se vio involucrada en el famoso caso del “asunto de los venenos”, un hecho que llevó a detener a una gran multitud de personas por conspirar contra el rey.
 
Madame de Montespan se retiró a París y falleció a los 87 años.



Titi González Méndez | Culturizando
Con información de mujeresenlahistoria.com