La reina que se enamoró de su hijastro

Conoce el mito de Fedra, la reina ateniense que se enamoró de su hijastro.

Fedra era hija del rey de Creta, Minos y de Pacífae. Según la mitología griega, el
hermano de la princesa y nuevo rey tras la muerte de su padre, Deucalión, decide
que ella se casará con Teseo, quien para ese momento era rey de Atenas.

Algunas versiones de esta leyenda, afirman que él ya estaba casado con una amazona llamada Antíope que habría raptado de su ciudad. Pero el día de la boda entre Teseo y Fedra ocurrió una guerra con las amazonas y ellas terminaron perdiendo. 

Existen versiones diferentes sobre la razón de la guerra. Algunas historias afirman que el enfrentamiento fue producto del intento de rescate de Antíope por parte de su pueblo. Otras aseguran que las amazonas intentaban atacarla a ella por haber accedido a casarse con Teseo y que él luego se casara con Fedra.

Lo cierto es que el día de la boda ocurrió la guerra y Antíope muere en el enfrentamiento. Aunque se desconoce si fue porque la asesinaron los atenienses o las amazonas, después se llevó a cabo la boda entre Teseo y Fedra...

Al morir Antíope, su hijo Hipólito quedó encargado a su padre y su nueva esposa. Ella se enamoró de aquel joven casto pero él la rechazó desde el principio porque no concebía tener una relación con la esposa de su padre. 

Fedra entre la molestia por el rechazo y la preocupación porque su esposo se enterara, le hace creer que Hipólito había intentado ultrajarla. Molesto, Teseo destierra a su hijo y le pide a Poseidón por su muerte. Este cumple con lo pedido e Hipólito es arrastrado al infierno.

Cuando Fedra se enteró de que matarían a Hipólito dejó una carta en la que confesaba toda la verdad y terminó ahorcándose. Teseo vio la carta de despedida y así pudo perdonarle la vida a su hijo quien siempre fue inocente. 



Titi González Méndez | Culturizando
Con información de mitosyleyendascr.com