¿Conoces la palabra “conticinio”?

En esta ocasión nos cruzamos en el camino de las letras con una palabra bastante curiosa, pero más que singular tiene cierto toque poético, una aplicación que más allá del significado tiene un aire de introspección, de subjetividad, que cada uno de nosotros puede identificar a placer por la profundidad o libertad de su concepto.

Carlos Román
Created By Carlos Román
On 2018 M03 18
Help Translate This Item

Coincidir con este vocablo, entre tantas palabras que tenemos a disposición en el español, es una de esas casualidades, gratas coincidencias, que además de permitirnos enriquecer nuestro léxico cotidiano, nos dan la oportunidad de conocer un poco más acerca de esos términos, para muchos –incluyéndome- poco conocidos o desconocidos que enriquecen y le dan diversidad al idioma.

Descubramos la definición

El término “conticinio” hace referencia o se relaciona con ese momento, tiempo o lapso, durante la noche, en el que se puede disfrutar completamente del silencio.

De manera más específica, podríamos decir que es ese instante en el que la noche se hace oscura, todo queda en silencio, en el que solo retumba en el ambiente el sonido de nuestros pensamientos, permitiendo que fluya esa conexión con nuestro interior, que difícilmente conseguiremos en otro momento del día.

De acuerdo a la Real Academia Española, proviene del latín “conticinĭum”, que quiere decir “sigilo”, y hace alusión, como lo explicamos anteriormente, a esa hora de la noche en la que reina el silencio

Curiosidades

Este curioso término, por extraño que parezca, dio nombre a uno de los valses venezolanos más famosos, nacional e internacionalmente, llamado “Conticinio”, cuya música fue compuesta por el reconocido músico y compositor venezolano, Laudelino Mejías, con letra de Egisto Delgado.

Este famoso vals fue creado por Laudelino Mejías por el año de 1922, y aquí te comparto un fragmento de la letra, para que te familiarices un poco más con la valía de este vocablo en la literatura, la poesía y la prosa universal.

“Llegó el conticinio, todo es silencio todo es amor, acércate y no temas mi cariño, que es todo tuyo mi corazón, sublime el conticinio, todo está en calma no hay un rumor, acércate a la reja bien de mi vida, para cantarte esta canción”.

Nada como tener la oportunidad de poner en práctica lo aprendido, por eso te dejamos a continuación, algunos ejemplos que podrían serte útiles al momento de emplear esta palabra que en estas líneas te presentamos.

¡A usarla!
  • 1 .
  • 2 .
  • 3 .
  • 4 .

Ahora que estás familiarizado con este poco usado término, te invitamos a rescatarlo, desempolvarlo y transmitirlo, para que vayamos poco a poco siendo parte de la recuperación de esos términos valiosos que poco a poco han quedado en el olvido.

Déjanos tus comentarios si eres de esos privilegiados que ha podido disfrutar del conticinio de la noche…

Escrito por: Carlos Javier Román | @VeneTiger | Culturizando
Con información de: El Pilón | 365 Palabras | RAE