El peor sitcom de la historia.

Una historia para los récords de la televisión que incluye a un hombre europeo famoso por su bigote corto y por su facilidad con las cámaras...y no, no hablamos de Chaplin.

Francisco Rodríguez - Sandwich Mental
Created By Francisco Rodríguez - Sandwich Mental
On 2017 M07 5
Help Translate This Item

Es el año de 1990. Alemania termina de arreglar sus problemas y logra reunificarse mientras que, frente a una computadora, Tim Berners Lee inventa la www que ya no es necesaria colocar cuando buscas una dirección (lo sentimos, Tim). Pero en el Reino Unido algo mucho más importante se estaba gestando.

Solo bastó con un hombre de ideas revolucionarias y una televisora con muchas, pero muchas necesidades de un éxito para que el 30 de semptiembre de ese año, el piloto de "Heil Honey I'm Home!" entrara en las retinas de todos los televidentes británicos que por alguna razón no estuvieran viendo "Doctor Who" o algún discurso de la reina.

La premisa del show: Adolf Hitler, sí, el dictador de Alemania, y su esposa Eva Braun viven al lado de una pareja de...a que no adivinan, judíos, obviamente. Esto lleva a Hitler a inconformidades nunca antes vistas en tv y a, por supuesto, ocurrentes y divertidas historias.

youtube embed goes here!

Excepto que colocar a uno de los mayores asesinos de la historia como una caricatura con acento neoyorquino quizás era algo que la gente de los 90 necesitaba masticar más. O de cualquier década, si somos sinceros. El programa fue una decepción y fue cancelado tras un solo fatídico episodio.

El creador de la "serie", Geoff Atkinson, comenta que fue idea con un propósito que lastimosamente no fue bien planteado o recibido (no me digas). Para Atkinson, el propósito era hacer una parodia de los shows que, imitando el estilo de "I Love Lucy", inundaron las pantallas americanas durante los 50, 60 y 70 con cuanta patraña se pudieran inventar los ejecutivos de los canales. Pero, en nuestra humilde opinión, hay maneras más elegantes de mostrar tu inconformidad con este tipo de show.

Finalmente, las décadas pasaron y con ellas el recuerdo de un día en el que la televisión tuvo espacio para un Hitler exagerado, vestido de golfista. Ahora con versiones exageradas de dictadores como en "The Interview" y "Inglorious Basterds" esto parece algo cotidiano, pero en algún momento fue la mejor idea de un canal para atrapar la atención de la gente y suponemos que lo lograron. Ustedes qué creen:

¿Merecía este sitcom seguir existiendo?

Calculating results