¿Conoces a Juan Rulfo, el fotógrafo?

Incontables páginas se han dedicado a la narrativa del famoso autor mexicano Juan Rulfo, pero el material que habla sobre su otra pasión, la fotografía, es realmente escaso. Acompáñanos a redescubrir el talento de este gran artista a través de sus imágenes.

JS
Created By JS
On 2018 M04 26
Help Translate This Item

¿Conoces a Juan Rulfo, el fotógrafo?

Incontables páginas se han dedicado a la narrativa del famoso autor mexicano Juan Rulfo, pero el material que habla sobre su otra pasión, la fotografía, es realmente escaso. Acompáñanos a redescubrir el talento de este gran artista a través de sus imágenes.

Para los que no lo conocen, Rulfo es uno de los escritores latinoamericanos más importantes del siglo XX. La popularidad de este escritor se explica en buena medida por la recepción que alcanzó Pedro Páramo (1955), su primera y única novela, y una de las propuestas estéticas más interesantes de la literatura contemporánea.

Aquel relato transcurre en Comala, pueblo ficticio ambientado en la árida geografía del México rural. Este sitio alguna vez fue el hogar de Pedro Páramo, personaje que cumple de cabo a rabo con la descripción típica del caudillo latinoamericano –imagen que conocemos bien gracias a los aportes que la historiografía decimonónica nos ha dado–.

Pero cuando la historia empieza a andar Páramo lleva ya algunos años muerto. Es Juan Preciado, uno de los hijos no reconocidos del caudillo, el que abre entonces la novela con la famosa línea “Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre, un tal Pedro Páramo…”.

Casa en ruinas en Actipan. Rulfo, 1955. Foto cortesía del portal web del Museo Amparo de Puebla.

Casa en ruinas en Actipan. Rulfo, 1955. Foto cortesía del portal web del Museo Amparo de Puebla.

Pronto Preciado descubre que el hombre al que ha venido a buscar ya no existe, pero la noticia de la muerte de su padre parece perder valor ante otra verdad todavía más amarga: todos los habitantes del poblado están muertos, incluso los pocos con los que el muchacho se ha cruzado para conversar.

Comala es un pueblo fantasma, animado solo por la pena de las almas que alguna vez vivieron en él. Con fiera destreza Rulfo dibuja aquí los rasgos de la idiosincrasia mexicana de su tiempo.

Temas como la muerte, el pavor a Dios (a su ira, pero también a su olvido), el abuso de las autoridades y el del caudillo, el hambre de los pobres y los estragos que las sequías provocan en las comarcas perdidas y sin acceso a servicios públicos le sirven para crear cuadros vívidos. Su compendio de relatos El llano en llamas (1955) da ávida fe de ello.

Anciana sentada en el umbral de la casa de un pueblo. Rulfo, 1950. Foto cortesía del portal web del Museo Amparo de Puebla.

Anciana sentada en el umbral de la casa de un pueblo. Rulfo, 1950. Foto cortesía del portal web del Museo Amparo de Puebla.

En la década del cuarenta Rulfo se desempeñó como vendedor viajero de una compañía de llantas. Durante su labor tuvo que recorrer buena parte del sur rural de México, y en ese período de su vida empezó a practicar excursionismo y a tomar fotografías. La pasión del autor le valió la acumulación de una obra que alcanza casi los siete mil negativos, número que habla más de la rigurosidad del artesano que de la fascinación intermitente de un coleccionista de postales.

En la fotografía de Rulfo paisajes erosionados, muros de casas desgastadas por el soplo salvaje del viento, y unos rostros mellados por el cansancio de la brega nos revelan los secretos del alma mexicana. Las largas calles vacías que vemos en las fotos del autor nos recuerdan además a las calzadas de los pueblos fantasmagóricos de sus relatos.

Quizá, de alguna forma, lo que a Rulfo le interesaba transmitir no era el terror a la muerte –sentimiento augurado por la mayoría de las historias sobre aparecidos– sino la melancolía y la tristeza llana de quien ve a su mundo desaparecer, devorado por las fauces implacables del tiempo.

El año pasado se cumplió el centenario del nacimiento del autor y con motivo de su celebración el Museo Amparo de Puebla ha preparado una exposición, que abarca 150 revelados y otros trabajos representativos de esta intrigante obra visual, para que más personas puedan relacionarse con el valioso legado del fotógrafo Juan Rulfo.

Barda de Adobe. Rulfo, 1940. Foto cortesía del portal web del Museo Amparo de Puebla.

Barda de Adobe. Rulfo, 1940. Foto cortesía del portal web del Museo Amparo de Puebla.

La exposición, de carácter itinerante, ha pasado por varias ciudades importantes del país centroamericano. Se han pautado algunas fechas para el 2018, así que si estás en México y sientes interés por esta poco conocida faceta del autor aprovecha entra en www.museoamparo.com, desde allí podrás revisar el cronograma del evento.

Francisco Guatoro
Fuentes consultadas: Eluniversalmx/Museoamparodepuebla