¿Hablás solo? Es probable que resuelvas mejor tus problemas

Estos son los tres beneficios fundamentales de hablar solos.

FOBO.es
Creado por FOBO.es
Elegir May 19, 2017
1

Hablar solo te tranquiliza

Quizá te hayas sorprendido hablando solo cuando te encontrabas bajo presión. En una situación estresante o de mucha exigencia. Hablar solo puede ayudarte a gestionar el estrés, a aclarar tu mente, a organizarte mejor y a ver las cosas mucho más claras.

Imaginemos que, de repente, te surgió un trabajo a última hora y ya tenías el día organizado. Ahora tenés que arreglarlo todo de nuevo para poder atender a todas tus tareas. Aunque quieras evitarlo, empezarás a notar la ansiedad y el estrés que te provocan estos trabajos urgentes a última hora. Hablar solo puede ayudarte a aclarar tus ideas y a reorganizar todo con eficacia.

2

Hablar solo hace que seas más eficiente

Ante una situación de presión, hablar solo hace que seas mucho más activo y eficiente. Pero, para dar una base científica a esta afirmación, un estudio realizado por psicólogos investigó sobre este tema para confirmar lo que ya se suponía.

Fueron los psicólogos de la Universidad de Wisconsin, Gary Lupyan, y la Universidad de Pensilvania, Daniel Swingley, los que pudieron estudiar el comportamiento de un grupo de personas voluntarias ante la realización de una tarea. Los que la realizaban en silencio tardaban más en encontrar lo que se les pedía que los que hablaban en alto. Una diferencia notable.

3

Hablar solo te motiva

Hablar solo tiene también otro de los grandes beneficios que nos impulsa a llevar nuestros sueños e ideas adelante para hacerlas realidad. Hablar solos nos motiva y nos sirve como propulsor hacia el éxito. Cuando estás hablando contigo mismo en voz alta, para resolver un problema, no podrás evitar brindarte palabras de aliento. Sin darte cuenta, te estarás dando ánimos para seguir adelante y llevar a buen término lo que estás haciendo.

Por eso es muy bueno hablar solo si estás preparando un examen o si simplemente estás pasando por una situación difícil. En una memorizarás mejor los conceptos, pero en otra lograrás aclarar la mente y ver la solución a tu problema. Si te quedaras en silencio, tal vez te sentirías triste y un poco frustrado.