El proyecto secreto de EE.UU. para detonar una bomba nuclear en la Luna

Durante el momento más agitado de la guerra fría los Estados Unidos empezaron a maquinar cómo explotar una bomba nuclear en la Luna como muestra de superioridad.

En una entrevista exclusiva con The Observer, el Dr. Leonard Reiffel, de 73 años, nos explica el desquiciado plan.

"Estaba claro que el objetivo principal de la detonación propuesta era un ejercicio de relaciones públicas y una muestra de superioridad. La Fuerza Aérea quería una nube de hongo tan grande que fuera visible en la Tierra, Estados Unidos se estaba quedando atrás en la carrera espacial.

La explosión obviamente sería mejor en el lado oscuro de la Luna y la teoría era que si la bomba explotaba en el borde de la Luna, la nube de hongo sería iluminada por el Sol. La bomba iba a ser muy similar a la usada en Hiroshima durante la Segunda Guerra Mundial, respecto a la fuerza.

Dejé claro en ese momento que la ciencia tendría un gran costo para la destrucción de un ambiente lunar inmaculado, pero la Fuerza Aérea de los EE. UU. estaba preocupada principalmente por el papel que jugaría la explosión nuclear en la Tierra", dijo Reiffel.

El científico no reveló cómo habría tenido lugar la explosión. Pero confirmó que era "técnicamente factible" y que en ese momento un misil nuclear balístico intercontinental habría sido capaz de alcanzar un objetivo en la Luna con una precisión de hasta dos millas.


En 1958 fue abordado por altos oficiales de la Fuerza Aérea, pidiéndole que "acelerara" un proyecto para investigar la visibilidad y los efectos de una explosión nuclear en la Luna. El proyecto secreto A119, se tituló 'A Study of Lunar Research Flights'.

Muchos documentos de la Guerra Fría todavía están clasificados en los EE. UU., pero los detalles del Proyecto A119 surgieron luego de que el año pasado se publicara una biografía del célebre científico y astrónomo estadounidense Carl Sagan.

Sagan, que murió en 1996, es famoso por haber popularizado la ciencia en los Estados Unidos, además de ser pionero en el estudio de vida potencial en otros planetas. En la Armour Foundation de Chicago, ahora llamada Illinois Institute of Technology, fue contratado por Reiffel para emprender un modelo matemático sobre la expansión de una nube de polvo explosiva en el espacio alrededor de la Luna. Esto era clave para calcular la visibilidad de esa nube desde la Tierra.

En ese momento los científicos aún creían que podría haber vida microbiana en la Luna y Sagan había sugerido que se podría usar una explosión nuclear para detectar organismos.

En una carta a la revista científica Nature, Reiffel dijo: "Afortunadamente para el futuro de la ciencia lunar, nunca se produjo una carrera de caballos para detonar una explosión nuclear.

Reiffel produjo ocho informes entre mayo de 1958 y enero de 1959 sobre la viabilidad del plan, todos los cuales fueron destruidos en 1987 por la fundación. Reiffel no discutió los detalles de estos informes, creyendo que todavía estaban clasificados, pero estaba claro que la conclusión era que la explosión habría sido visible desde la Tierra.

Él no sabe por qué los planes fueron desechados, pero dijo: "Afortunadamente, el pensamiento cambió. Estoy horrorizado de que ese gesto para influir en la opinión pública haya sido considerado alguna vez".

Lowry cree que el Proyecto A119 tiene relevancia hoy con los Estados Unidos proponiendo un sistema de defensa antimisiles en el espacio. Dijo: "Estados Unidos siempre ha querido militarizar el espacio y algunas de las ideas extravagantes que se presentan actualmente parecerán tan increíbles como parece hoy la idea de bombardear la Luna en los años cincuenta".

El pentágono todavía no se ha pronunciado respecto al tema.

Con informacion de theguardian