‘The Clock’: La película que dura 24 horas

Christian Marclay creó una película de 24 horas a partir de fragmentos de más de 10 mil películas que de una manera u otra hacen alusión a la hora, a través de la imagen o la palabra. Marclay pretende profundizar en la importancia del tiempo para el ser humano.

Erika Pereira
Creado por Erika Pereira
Elegir Dec 5, 2018
Help Translate This Item

Ganadora del León de Oro de la Bienal de Arte de Venecia, esta película creada por Christian Marclay -un estadounidense de 63 años-, recopiló y editó miles de planos de películas en las que se puede observar o escuchar la hora en la que sucede la trama hasta conseguir una producción que dura 24 horas. 

Durante tres años Marclay junto con un equipo que reclutó seis personas, se encargó de recopilar las escenas de las películas, ¡más de 10 mil!, aunque no se sabe la cantidad exacta. Las recopilaciones estaban agrupadas en carpetas compuestas para las 24 horas del día. 

Sin importar el género, si pertenecía al cine mudo, ni si era a blanco y negro… se seleccionaron películas desde El hombre mosca hasta Little Miss Sunshine; además, actores de renombre como Woody Allen, Nicolas Cage, Robert De Niro y Meryl Streep aparecen en los distintos fragmentos.

Como hecho anecdótico, hubo horas que fueron más complicadas para la recopilación como las 4:00 y las 5:00 a. m., pues afirma que las cosas que ocurren de madrugada ya han pasado y en ese tiempo la ciudad todavía no despierta. Él mismo comenzó el proceso de montaje y asegura que fue un hecho divertido. 

Durante la proyección de la película, en una esquina de la pantalla aparece un reloj que está perfectamente sincronizado con las horas que van transcurriendo en la obra. Representó un reto para él encontrar la manera de conectar los distintos fragmentos de películas, para que tuviesen relación. 

Las funciones de exhibición de este largometraje son abiertas, y las personas deciden si quieren salir y volver a entrar las veces que deseen. Christian Marclay confiesa que la película refiere una meditación sobre el paso del tiempo: “Somos más felices cuando no tenemos que pensar en el tiempo”.