Terror: Verónica, Verónica, Verónica

Una historia de terror moderna que posee un ritual capaz de invocar a este ser del más allá, atrapado entre el mundo de los vivos y de los muertos. Su origen es desconocido, pero su historia es aterradora.

Erika Pereira
Creado por Erika Pereira (User Created Content*)USER CREATED CONTENT and not by Playbuzz employees and /or any of its agents or any one of Playbuzz behalf.
Elegir 17 nov 2018
Help Translate This Item

Aunque su origen es desconocido y no se sabe con exactitud de dónde surge, esta leyenda tomó fuerza entre los adolescentes de la última década. Verónica es una niña que participó en el famoso juego de la Ouija; la historia cuenta que la niña poco después de haber participado fue asesinada en una situación muy extraña delante de todos los demás miembros.

Existen diferentes versiones. Unas aseguran que su muerte fue por una silla que levitó y la golpeó, otra por unas tijeras que de igual forma levitaron y la apuñalaron. Independientemente de las circunstancias o la razón de su muerte, todas las versiones tienen como base a una niña que sin darle la suficiente importancia se abrió paso en una sesión de la Ouija y comenzó a convocar espíritus.

El ritual para esta leyenda consta de pronunciar su nombre ‘Verónica’ tres veces frente al espejo -otras versiones dictan que son nueve veces- junto a una Biblia y unas tijeras que pretenden conmemorar su lecho de muerte. El fantasma de Verónica aparecerá como un reflejo y ocasionará tu muerte.

Verónica utilizará cualquier utensilio que esté a su alcance para hacerlo levitar y golpearte o apuñalarte. Este ritual suele hacerse para consultas de la muerte o del primer amor. En algunas versiones de la historia es considerada como la hija de Satanás, a pesar de que la mayoría la relaciona con un espíritu atrapado entre el mundo de los vivos y los muertos.

Su nombre ha variado en algunas regiones, María Sangrienta, Vieja del Quinto, María la Paralítica o Bloody Mary. Otras versiones la han intentado vincular con María I de Inglaterra, apodada María la Sanguinaria por las ejecuciones que llevó a cabo como reina en un intento de restaurar el catolicismo en Inglaterra e Irlanda.