Monogamia animal: “Hasta que la muerte los separe…”

Los seres humanos libramos una lucha entre nuestro instinto y lo ético-moral; pero, contrariamente a lo que podemos pensar de los animales, algunas especies reparten verdaderas lecciones de lealtad y fidelidad. ¡Conoce 10 animales que son monógamos por naturaleza!

Edward Vera
Creado por Edward Vera (User Created Content*)USER CREATED CONTENT and not by Playbuzz employees and /or any of its agents or any one of Playbuzz behalf.
Elegir 3 jul 2017
Help Translate This Item

Abordar el tema de la monogamia sin entrar en discusión es como hablar de la energía nuclear sin considerar todo lo que implica. El modelo de relación afectivo-sexual enfocado en la exclusividad sexual es para la gran mayoría “la utopía de la pareja”. Sin embargo, también tiene sus defensores, más allá que estén regidos por factores como el matrimonio o las leyes. 

En el mundo animal puede darse fácilmente la creencia que la monogamia es inviable; la misma palabra “animal” podría darnos la idea del primitivismo sexual, donde los instintos reproductivos sean solo los que dibujen paisajes con la cópula en todo el sentido de la palabra como motivo de la perpetuación de las especies, sin importar con quién se tenga coito, caos en función de la vida misma. Así la monogamia se erige como una figura abstracta, una construcción humana inherente al "Súper Yo" o las cadenas que evitan el escape hacia nuestra verdadera naturaleza animal. Todo parece indicar que la monogamia es contra natura.

¿Qué ocurre cuando los animales son los que nos dan dignos ejemplos de monogamia? Aquí las explicaciones se revelan de acuerdo a estudios realizados a algunos animales que mantienen comportamientos monógamos. Científicamente estos hechos se dan más por un carácter de supervivencia y sentido biológico que en términos románticos. De igual manera, nos sorprendente cómo los gibones pueden pasar juntos de por vida, un hábito que definitivamente los hace más monógamos que los seres humanos, sin decirnos nada acerca de cómo sienten estos mamíferos cuando están involucrados el uno al otro .

La monogamia animal es un comportamiento que no nos deja indiferentes; así sea el rigor científico un elemento que rompa con el encanto de las creencias románticas; al final el ser humano con racimos de imperfecciones morales no puede evitar verse en el reflejo de las lecciones de integridad provenientes de las nutrias o las águilas, animales que brillan con el lema “hasta que la muerte nos separe”. Un tema de “amor” para engullirlo desde la antropología hasta la filosofía o la biología…

Te mostramos 10 especies de naturaleza monógama:

1) Gibón

El vínculo con su pareja es de por vida, un comportamiento que implica una optimización de los recursos y menor costo energético para proteger el territorio. Se cree que este estilo se vida es por la dependencia de las frutas que se encuentran dispersas por el territorio que dominan.

2) Guacamayas

Las guacamayas son monógamas, aparte tienen un comportamiento que se puede asociar al “romance”. El lenguaje corporal de estas aves cuando forman parejas es separarse de las demás, se acicalan, se alimentan juntas y suelen mostrar sus pupilas dilatadas.

3) Albatros

Estas aves establecen una relación monógama durante toda su vida. Cabe destacar que en la sociedad del albatros de Laysan cuando existen cambios significativos en la proporción sexual de la población, ante la falta de machos pueden cambiar la estructura social y producirse un comportamiento cooperativo de incubación y cría de los polluelos por parte de dos hembras. Debido a sus hábitos monógamos este emparejamiento puede prolongarse durante años, un comportamiento muy raro en el mundo animal cuando no existe relación o parentesco entre ellos. 

4) Lobo gris

El lobo gris tiene una fuerte estructura de manada basada en una familia: un lobo, una loba y sus cachorros. Mientras que la mayoría de las parejas son monógamas, existen excepciones que exponen la compleja estructura social de este animal. El macho alfa podría preferir emparejarse con un animal de baja posición en la jerarquía, especialmente si está relacionado con otro alfa. La muerte de uno de los alfas no afecta al estatus del otro alfa, quien se emparejará rápidamente.

5) El castor

Los castores son capaces de aparearse en casi cualquier etapa de su vida, y son monógamos. Sin embargo, si su pareja muere, podrán ir por otra pareja. Su monogamia se debe al cuidado de las crías, es necesario que ambos padres colaboren, ya que uno solo no sería capaz de cuidarlas.

6) La nutria

Las nutrias cazan, marcan sus territorios, se asolean y duermen juntas y los lazos constantemente se refuerzan mediante el juego y el acicalamiento mutuo. Si el destino es benévolo, una pareja reproductora puede permanecer junta toda su vida.

7) Lémur de vientre rojo

El lémur de vientre rojo es uno de los pocos lémures que forman parejas monógamas. Tanto el macho como la hembra cuidan de la descendencia. La hembra lleva sobre ella a sus crías durante las dos primeras semanas de vida, de ahí a las 5 semanas ambos padres se ocupan de su cuidado.

8) Águila calva

Las relaciones de larga distancia no son fáciles, pero las águilas calvas prosperan en ellas. Las águilas vuelan solas durante el invierno y la migración y se reúnen de nuevo con sus compañeros cada temporada de cría. La mayoría de las águilas pueden permanecer juntas por lo menos 20 años.

9) Chacal dorado

A pesar de su reputación, los chacales forman parejas que se mantienen juntas toda su vida. La pareja suele formar fuertes vínculos, juntos defienden su territorio, cazan e incluso comparten alimento. También suelen acicalarse y el macho ahuyenta a machos invasores, mientras que la hembra ahuyenta a las hembras; ¡un gran ejemplo de trabajo en equipo!

10) Escinco escamoso australiano

A diferencia de la mayoría de los reptiles, la escinco de Australia sólo tiene ojos para un compañero. Los machos hacen una serie de movimientos -incluyendo acariciar y lamer a las hembras- antes de copular. El matrimonio dura meses, pero la felicidad asociada puede durar más de 20 años.

Por Ed Vera | @vid1ka | Culturizando
Con información de: mentalfloss | nationalgeographic |