La resaca, el mal del fiestero

Se acercan las fiestas, y qué mejor manera de celebrarla que tomando una buena copa de vino o de champagne. Pero toda buena celebración trae consigo el doloroso problema que todos hemos sufrido en la mañana siguiente después del evento: la resaca. En este artículo te traemos el detrás de cámara de la resaca, la cual te hace sentir como un zombie inservible por el resto del día. Comparte este artículo con tus amigos fiesteros.

Diana Isabel Rodriguez De Ascencao
Creado por Diana Isabel Rodriguez De Ascencao
Elegir Dec 16, 2017
Help Translate This Item

Desde que los seres humanos han estado consumiendo alcohol- que según los científicos creen que comenzó hace unos diez millones de años, con nuestros antepasados ​​aún no humanos- los imbibers (personas que se exceden al tomar bebidas alcohólicas) han estado sufriendo sus terribles secuelas. El resultado de excederse en algo bueno está lejos de ser maravilloso: una mezcla horrible de dolor de cabeza fuerte, boca seca, malestar estomacal, temblores, mareos y miseria general conocida como resaca. Esta enfermedad ha estado con nosotros durante mucho tiempo, ya que los infernales síntomas han sido descritos por los antiguos egipcios, los antiguos griegos y los autores del Antiguo Testamento.

Durante milenios, las víctimas desesperadas de la resaca han estado buscando remedios. Los griegos juraban por el repollo. Plinio el Viejo, autor de la historia natural de 37 volúmenes, del siglo d.C., sugirió huevos de búho crudo en vino; alternativamente, propone un canario frito (decapitado) espolvoreado con sal y pimienta. Los japoneses recomiendan ciruelas encurtidas; los alemanes, arenque en escabeche; y los canadienses, una gran cantidad de poutine, un plato de papas fritas, cubierto con queso y salsa. Los australianos tratan sus problemas con una taza de té verde con hormigas; y los haitianos que sufren, al menos aquellos con una habilidad especial para el vudú, van directamente a la venganza, maldiciendo la botella culpable al clavarle 13 alfileres de cabeza negra al corcho.

Los estadounidenses, recurriendo a Plinio, de vez en cuando optan por una Prairie Oyster, una mezcla de huevos crudos, salsa Worcestershire y Tabasco, que se consume mejor de un solo trago rápido. El Bloody Mary, una mezcla aderezada de jugo de tomate y vodka, posiblemente creado en Harry's Bar en París en la década de 1920, ha sido promocionado como una cura para la resaca; Huevos Benedictinos, legendariamente inventado después de una noche en la ciudad vivida por el corredor de bolsa de Wall Street, Lemuel Benedict, mientras desayunaba (presumiblemente con un terrible dolor de cabeza) en el Hotel Waldorf de Nueva York. La empresa Coca-Cola de John Pemberton, que llegó al mercado en 1886, según los informes, comenzó su vida como una cura para la resaca, que bien pudo haber sido en ese momento, dado su contenido original, de cafeína y cocaína.

Alrededor del 77% de los bebedores, en un momento u otro, están afectados por la resaca. Algunos consumidores desafortunados del alcohol, son más propensos a estar bajo la influencia de este que otros. Las mujeres, por ejemplo, son más propensas a sufrir resaca que los hombres, en parte porque, como generalmente pesan menos, sus cuerpos contienen menos agua, y en parte porque tienen menos de la hormona antidiurética (HAD), que actúa en el estómago y el hígado para descomponer las moléculas de alcohol.

La HAD convierte el alcohol en acetaldehído, que a su vez es atacado por una enzima conocida como aldehído deshidrogenasa (ALDH). Es aquí donde las personas de origen asiático caen en territorio de resaca. Alrededor del 40% de los asiáticos orientales producen una variante ineficaz de ALDH que da como resultado una capacidad limitada para procesar el alcohol. Aquellos con el gen de la enzima variante se emborrachan rápidamente, se ponen rojos en la cara mientras lo hacen -una condición llamada resplandor asiático- y es más probable que sufran las secuelas potencialmente peligrosas del alcohol. Molestamente, dada la duración de la resaca en nosotros, los científicos no están seguros de qué lo causa. Un culpable comúnmente citado es la deshidratación. El alcohol inhibe la hormona de vasopresina, que por lo general nos impide orinar demasiado. Otro posible mal puede ser la acumulación del acetaldehído, mencionado anteriormente, un compuesto tóxico conocido por causar náuseas y vómitos.

Alternativamente, la resaca puede ser la culpa de que nuestro propio sistema inmune nos ataque. Algunas investigaciones indican que una noche salvaje de bebida, empuja al sistema inmune a bombear citoquinas, moléculas que el cuerpo normalmente moviliza para combatir enfermedades. En el caso de un exceso de alcohol, las actividades de protección erróneas de las citoquinas pueden ir demasiado lejos, dando lugar a síntomas como dolor de cabeza, náuseas y fatiga, junto con la incapacidad para concentrarse y las interrupciones en la función de la memoria.

Como nadie sabe exactamente qué causa la resaca, no es ninguna sorpresa descubrir que tampoco sabemos cómo curarla. Sin embargo, podemos ser capaces de mejorarlo manteniendo un ojo en lo que decidimos beber. Lo peor de lo peor, en términos de resacas, puede depender de la concentración de congéneres (un componente químico secundario, especialmente uno que le da un carácter distintivo a un vino o licor, responsable de algunos de sus efectos fisiológicos) en nuestra bebida elegida.

Los congéneres son derivados químicos del proceso de fermentación alcohólica, y la regla general es que cuanto más oscura es la bebida, mayor es la concentración de congéneres. El bourbon y el whisky, en otras palabras, ricos en congéneres, crean una experiencia más miserable después de la mañana que el vodka y la ginebra cristalinos.

Cualquiera que sea la causa de la resaca, nuestro mejor interés económico es manejarlo. En Estados Unidos, el éxito nacional de resacas puede ser una pérdida de hasta $220 mil millones por año, debido a empleados borrosos, confusos, miserables y / o ausentes.

Hasta la fecha, la mejor cura para la resaca, o donde la mayoría de los investigadores están de acuerdo, es eliminar el problema de Ipso facto al no beber alcohol. O al menos no mucho de eso.

Por Diana Rodríguez | Culturizando
Con información de goo.gl/2zeFjx