Test: ¡Evalúa tu nivel de inteligencia emocional!

La inteligencia emocional (IE) hace referencia a la capacidad humana de sentir, entender, controlar y modificar nuestros estados emocionales; es decir, no significa ahogar las emociones, sino dirigirlas y equilibrarlas hacia estados positivos. Esta es una herramienta que abarca todas las áreas fundamentales de nuestra vida y que podemos mejorar día a día… Hemos preparado este test que evalúa la IE para que puedas reconocer cuáles son tus puntos fuertes y tus puntos débiles en este sentido, y así mejorarlos… ¿Estás preparado?

Diana Carolina Fernandes
Creado por Diana Carolina Fernandes
Elegir Feb 18, 2019
Help Translate This Item

Me es muy difícil tomar decisiones

Se me hace muy difícil admitir que necesito ayuda de vez en cuando

Me cuesta mucho ser líder, soy más bien un seguidor

Suelo tomarme con humor mis fallos

Experimento muchos cambios emocionales a lo largo del día

No demuestro mis auténticos sentimientos ante los demás

Dudo de mis sentimientos constantemente

No me doy cuenta con facilidad de lo que los demás esperan de mí

Mi conducta depende mucho de mi estado de ánimo

Me amargo dándole muchas vueltas a la cabeza incluso con temas sin importancia

Cuando paso por un mal momento me suelo recuperar rápido

Cuando una persona me inspira algún sentimiento importante se lo suelo expresar con sinceridad

Me cuesta mucho decir que no

Cuando pierdo algo valioso en mi vida me resulta muy difícil de superar

Siento que en la mayoría de los cumplidos que me dan se esconde una crítica con mala intención

Es de suma importancia para mí que los demás reconozcan mis logros

Tu nivel de inteligencia emocional es bajo

Tu nivel de inteligencia emocional es bajo

Te cuesta identificar tanto tus propias emociones como las emociones de los demás, y te sientes incómodo o incapaz de responder correctamente ante ciertas situaciones, pues deriva en una falta de empatía.
 
Por ello puede que experimentes dificultades sociales y es posible que la gente no se sienta muy bien en tu compañía, lo que te hace que te sientas incomprendido o no entiendas por qué las personas reaccionan de la forma que lo hacen contigo.
 
Tus emociones son intensas pero muy descontroladas y cambiantes; adicionalmente, en lugar de comprenderlas intentas luchar contra ellas y esconderlas a toda costa.
 
¡La buena noticia es que tanto la inteligencia emocional como las habilidades sociales se pueden aprender y desarrollar! Así que mucha lectura, algo de ayuda profesional -si sientes que lo necesitas- y un poco de esfuerzo por tu parte harán que consigas progresar mucho.

Tu nivel de inteligencia emocional es intermedio

Tu nivel de inteligencia emocional es intermedio

Habitualmente eres capaz de identificar y controlar tus emociones; sin embargo, en situaciones que poseen mucha carga emocional las circunstancias y los sentimientos suelen sobrepasarte.
 
La mayoría de las veces tienes habilidad para detectar correctamente las emociones en los demás antes de que sea demasiado tarde, y esto te permite responder adecuadamente.
 
Esto quiere decir que eres una persona empática y se te hace fácil socializar… Aunque lo cierto es que hay varios aspectos en los que podrías mejorar, como tu habilidad de comunicación (recuerda que escucharte a ti y a los demás es de suma importancia), y tu asertividad para hacer valer tus derechos.
 
Además, es importante que trabajes en eliminar ciertos miedos que siguen boicoteándote…

¡Tienes un alto nivel de inteligencia emocional!

¡Tienes un alto nivel de inteligencia emocional!

Sabes identificar increíblemente bien tanto tus propias emociones como las emociones de los que te rodean, eres muy empático y sabes cómo calmar las aguas gestionando las emociones de la forma adecuada.
 
Tu increíble empatía hace que reconozcas fácilmente si alguien está sufriendo o si tú mismo estás en un momento de tristeza; tienes la capacidad de transformarlo en aprendizaje, con buenos consejos y mucha comprensión.
 
La tristeza y el sufrimiento no te preocupan excesivamente porque sabes que son parte de la vida y que tarde o temprano pasarán, dejando paso a los buenos momentos y al aprendizaje.
 
Recuerda siempre seguir creciendo e intentar ser mejor cada día; tu base emocional es increíblemente sólida pero los momentos especialmente duros pueden hacer que te derrumbes y por eso no puedes dejar de trabajar en ella.

Por Diana Carolina Fernandes | @dianacarolina_f | Culturizando
 
Con información de: Med Line Plus | Mayo Clinic | Psicología Online | Psicología y Mente