Nela García: La historia del gran engaño que revolucionó Twitter

Un teléfono celular perdido, una chica muerta, un secuestro y el reinicio del Internet... ¡Te contamos la historia completa del engaño que revolucionó Twitter!

A finales del 2017, la red social Twitter lanzó una nueva función con la que se puede crear "hilos". Un hilo es una serie de tweets conectados entre sí, de una misma persona, para proporcionar más contexto.

A raíz de esto muchas personas han utilizado esta valiosa herramienta para contar anécdotas, historias o cuentos que entrelazan la realidad con la ficción.

Durante la última semana de agosto, una chica "ordinaria" revolucionó Twitter al encontrarse un teléfono perdido en un parque de Madrid y contarlo en un hilo. Nela Gracia [@nelagarnela], quien se define a sí misma en su red social como "programadora por el día, gamer por las noches" decidió compartir con sus seguidores los sucesos que le ocurrieron al tratar de contactar a la "dueña" del teléfono perdido...

Más allá de un engaño, una lección o de un trabajo creativo increíble, esta historia planteó una realidad: cada día damos más información de la que deberíamos en Internet sin pensar en las consecuencias que esto pueda traer y eso no es un comportamiento sano...

twitter embed goes here!

En la serie de tweets que publicó Nela, explicaba que lo que más le había llamado la atención sobre el teléfono era que no tenía clave de acceso, actualmente todos los teléfonos celulares tienen código, sea numérico, un patrón de desbloqueo o con huella dactilar; pero encontrar un teléfono desbloqueado es algo bastante extraño...

Nela también indicó que la agenda de contactos estaba totalmente vacía y que no tenía instalada ninguna aplicación de mensajería instantánea como WhatsApp o Telegram. Sin embargo, sí poseía Instagram y Facebook.

twitter embed goes here!

Lo único extraño era que ambos perfiles estaban prácticamente vacíos, no tenían información personal ni de contacto. Tampoco tenía amigos o seguidores... Simplemente tenía 11 fotos de lugares de Madrid en su cuenta de Instagram.

Nela explica en un tweet que decidió hacer una búsqueda en Google utilizando la foto de perfil de la chica...

twitter embed goes here!

Entre los resultados relacionados con la foto estaba un blog, aparentemente de la dueña del teléfono, solo que su nombre no era Marta Gutiérrez sino Beatrice Williams, una chica estadounidense.

El blog se había publicado en 2008 con fotos de un viaje que realizó Beatrice por España. Todo apuntaba a que alguien estaba haciéndose pasar por esta chica, así que Nela decidió escribir a la dirección de correo electrónico del blog, que parecía ser de Beatrice, para avisarle de que había alguien suplantando su identidad... Sin embargo, la respuesta que recibió fue bastante alarmante.

twitter embed goes here!

Markus Williams, el padre de Beatrice había redireccionado todos los correos de su hija a su propia dirección debido a que ella había muerto en un accidente de carro en Minnesota hace ocho años... La situación era cada vez más extraña y Nela, quien seguía compartiéndolo todo en su cuenta de Twitter decidió seguir investigando.

Descubrió que a pesar de no tener ningún teléfono de contacto guardado en la agenda, sí que la dueña del teléfono había realizado bastantes llamadas a un mismo número de teléfono de España, el +34 722 17 22 45, por lo que decidió llamar a ese número a ver si encontraba alguna respuesta...

twitter embed goes here!

El mensaje que daba una grabadora cuando llamabas a aquel número ("Prueba numero 6: consigue las 12 piezas y envíanos la clave".), no era lo único extraño: la bandeja de mensaje estaba llena de textos recibidos desde ese mismo número de teléfono con secuencias de números y letras.

Nela comenzó a pensar que probablemente se tratara de uno de esos juegos virales que llevan a las personas a cumplir una serie de retos...

twitter embed goes here!

Según ella, "muchos de sus seguidores" comenzaron a ayudarla a revelar el misterio del teléfono perdido. Algunos le indicaron que cuando intentaban llamar al número misterioso la misma grabadora les indicaba que "su teléfono no estaba autorizado"...

twitter embed goes here!

Otros apuntaron que las secuencias alfanuméricas de los mensajes de texto eran coordenadas en Madrid.

twitter embed goes here!

twitter embed goes here!

Cada vez que metía una de las coordenadas de los mensajes en Google Maps, estas coincidían con una de las fotos del Instagram de Marta Gutiérrez...

twitter embed goes here!

twitter embed goes here!

Había 11 fotos, y eran 12 piezas según el mensaje que la grabadora le había dado... Así que la última coordenada debía ser la pieza que faltaba para obtener el código.

twitter embed goes here!

Nela explicó a los seguidores de la historia que vivía lejos de la última localización, por lo que no podía acercarse a sacar la foto número 12 y pidió que si alguien estaba cerca que le enviara una.

twitter embed goes here!

Al obtener el número de la última foto, Nela envió por mensaje de texto lo que se suponía que era la clave (el conjunto de todos los números de las fotos: 974568104514305361); no obstante, la clave era incorrecta...

twitter embed goes here!

twitter embed goes here!

La contraseña era correcta... Sin embargo no le habían dado más que la imagen de un pequeño mono rojo como respuesta por lo que la 'tuitera' decidió llamar nuevamente al número de teléfono, que le dio como mensaje: "Prueba numero 7: destripa al mono".

Nela indicó que aunque al principio quedó un poco desconcertada, luego pensó que podía referirse a mirar el código de la imagen, así que lo hizo y logró ver que al final del código había una URL escondida.

twitter embed goes here!

twitter embed goes here!

Como lo indicó en su tweet, en la página web con la cuenta regresiva pedía una respuesta, y cuando Nela llamó nuevamente al número de teléfono la grabadora le indicó que esta era la prueba número 8, y la interrogante era "la primera frase del primer libro".

Después de eso, Nela estuvo ausente de la red social por casi 24 horas. Cuando volvió contó que la razón de su ausencia era porque se había asustado... alguien había hackeado todas sus cuentas y las habían llenado de fotos de monos rojos.

twitter embed goes here!

Sin embargo, la chica siguió con el 'juego'. Gracias a uno de sus seguidores se dio cuenta de que la respuesta a la pregunta era la primera línea del Génesis, ya que el primer libro del mundo es la Biblia.

Al transcribir la frase "En el principio Dios creó los cielos y la Tierra", le pidieron su dirección de correo, que ella introdujo sin dudar...

twitter embed goes here!

En el correo que recibió le pedían que tuviera su 'webcam' descubierta y le enviaron un código binario que al traducirlo llevaba a un video bloqueado con contraseña. La cámara de la computadora comenzó a emitir una luz parpadeante y la astuta chica pronto descifró que se trataba de un código morse.

Ahora, cuando llamaba al número de teléfono le indicaba que estaba en la prueba número 9.

twitter embed goes here!

Algunos de sus seguidores fueron más rápidos que ella y dieron con la clave para desbloquear el video...

En este se podía observar que alguien usando una máscara de mono había entrado en la casa de Nela mientras ella y su madre dormían y las habían grabado.

twitter embed goes here!

twitter embed goes here!

Nela se dio cuenta de que tenía horas sin saber nada de su madre, por lo que asoció el mensaje escondido en su teléfono celular con que la habían secuestrado.

Asustada, decidió no recurrir a la policía y acudir a la dirección que le habían dejado. Una vez ahí compartió estos escalofriantes videos...

twitter embed goes here!

twitter embed goes here!

Después de más de una hora de camino, llegaron al destino y la dejaron totalmente sola...

twitter embed goes here!

Una prueba más que debía superar... Uno de sus seguidores fue lo bastante astuto como para dar con la respuesta:

twitter embed goes here!

Una vez desbloqueada la computadora Nela descubrió que había una carpeta con su nombre con absolutamente toda la información personal de ella y de su familia, ademas de fotos y videos que demostraban que tenían más de un mes siguiéndola a todas partes, incluso el día que encontró el teléfono.

twitter embed goes here!

Valiéndose de su sentido común, Nela decidió escapar para intentar pedir ayuda; sin embargo, aquel lugar estaba en el medio de un bosque, por lo que pasó la noche escondida mientras la buscaban y una alarma sonaba a lo lejos...

twitter embed goes here!

twitter embed goes here!

twitter embed goes here!

Después de caminar varias horas encontró de dónde provenía el sonido de la alarma: unas grandes antenas parabólicas. Nela llamó al número de teléfono nuevamente y le indicaron que era hora de la prueba final: debía restablecer la cobertura.

twitter embed goes here!

Nela, asumiendo que aquella era la única forma de salir de este embrollo, volvió al lugar y se puso manos a la obra... Sin embargo, el siguiente tweet que se publicó en su cuenta antes de saber si lo había logrado o no fue este:

twitter embed goes here!

Un día completo pasó sin que nadie supiera nada de Nela o lo que había pasado con ella, hasta que publicó que estaba bien y explicó que si había logrado restablecer la cobertura y que acto seguido un grupo de personas apareció para explicarle lo que había sucedido:

"#RedMonkey son cientos de personas organizadas mundialmente que trabajan por construir un Internet más sano, más parecido a la idea original. Quieren crear un mundo digital en el que la gente sea consciente de las decisiones que toma, del acceso que se tiene a su información y del uso que se hace de sus datos. Me eligieron porque yo era una candidata perfecta, y lo supieron porque yo misma compartí toda esa información en mis redes sociales, como hacemos todos. Regalamos constantemente nuestros datos, nuestros gustos, nuestras emociones. Y usando todo eso diseñaron la forma perfecta de reclutarme".

También indicó que lo que planeaba esta organización era "reiniciar el Internet" y borrarlo todo...

twitter embed goes here!

Después de otras explicaciones donde Nela explicaba que todos usamos el Internet de forma irresponsable, el siguiente tweet fue un video:

twitter embed goes here!

Seguido de un póster de 'película' con el texto: #RedMonkey Una historia escrita y dirigida por @ManuelBartual y @modesto_garcia.

Y es que toda esta historia no fue más que eso, una simple historia totalmente ficticia cuyo guion fue realizado por Manuel Bartual y Modesto García, dos personas que empiezan a ser 'leyendas' de la creación literaria en Twitter.

Manuel Bartual es un artista que ha colaborado como ilustrador y guionista de historias para las revistas 'El Jueves' y 'Orgullo y Satisfacción'; sin embargo, saltó a la fama en España el año pasado tras una historia en Twitter que terminó siendo novela y con el que consiguió movilizar a más 400.000 personas.

Modesto García fue el ganador del concurso "La feria del hilo", donde Bartual fue jurado y desde ahí decidieron comenzar a trabajar juntos en una nueva historia...

Ni Nela ni Beatrice existen, fueron creadas para esta historia al igual que todo lo demás...

twitter embed goes here!

¡Puedes ver cómo se creó aquí!

Adicional a la controversia y a las opiniones mixtas que originó este creativo hilo de Twitter, Bartual y García demostraron que el Internet es un lugar tan fascinante como engañoso y que debemos usarlo con conciencia.

La gran mayoría, por no decir todos, de los usuarios que se "engancharon" a la historia de #RedMonkey compartieron sus correos electrónicos, ingresaron a los URL que Nela daba y hasta se dirigieron a las coordenadas de las fotos sin pensarlo dos veces...

A pesar de que en este caso la cosa no fue a más y que era simplemente una historia de ficción, muchos de los juegos que se han viralizado en los últimos años y que si han sido una realidad (como el de 'Momo' o el de 'La ballena azul') han tenido graves consecuencias en este aspecto y eso es, en definitiva, algo sobre lo que debemos reflexionar...

Por Diana Carolina Fernandes | @dianacarolina_f | Culturizando

Con información de: El Confidencial | El País | El Diario | El Mundo