¡Luce un cabello sano, largo y brillante con estos tips!

Seas hombre o mujer, tener un cabello más hermoso y sano es el deseo de casi todos, ¿cierto? Para ello, es necesario brindarle constantemente cuidados y protegerlo de todos aquellos factores que lo pueden debilitar y dañar... Existen muchas formas naturales para cuidar de su salud y para que luzca siempre suave y con brillo. ¿Quieres aprender a cuidar tu cabello? ¡Sigue leyendo!

Conseguir una melena perfecta es el sueño de muchos, y no es una ardua tarea como crees… Existen muchos trucos para presumir un cabello de escándalo y lo mejor es que no debes gastarte todos tus ahorros para lograrlo.

Además, no tienes que abandonar tu plancha o tu secador, la clave está en mantener una rutina de cuidados que te ayude a mantenerlo fuerte, sano, brillante, sedoso e hidratado con pequeñas acciones que harán una gran diferencia…

¿Preparado para tener la melena de tus sueños?

El cepillado es fundamental

Cepillar tu cabello al menos dos veces al día debe ser un ‘must’ en tu rutina de belleza.

¿Por qué? Peinar el cabello es una manera muy eficaz de repartir el sebo de las raíces hasta las puntas y, aunque te cueste creerlo, esa es la protección natural más adecuada para cuidar las cutículas, y evitar los nudos.

Además, con el cepillado también mejoras la microcirculación del cuero cabelludo, lo que hace que nuestro cabello crezca más rápido y esté más saludable; así que cada mañana al despertar y cada noche antes de dormir, como parte de tu rutina diaria, incluye sin falta el proceso de cepillado.

La mejor forma de hacerlo es desde las puntas hasta la raíz, de esta manera evitarás que el cabello se rompa en caso de que tengas nudos.

Un consejo adicional es que, a menos que tengas el cabello rizado, no lo cepilles mientras está mojado. El pelo mojado es más frágil que el cabello seco, por lo tanto es más propenso a partirse de esta manera.

Cepíllalo siempre antes de entrar a la ducha y usa acondicionador; de esta manera cuando termines de bañarte no tendrá ningún nudo.

El agua fría es tu salvación

A todos nos encanta una ducha o baño con agua caliente para relajarnos… ¿Pero sabías que esto suele debilitar nuestro cuero cabelludo, haciendo que se vea seco y sin brillo? Pues sí… así como lo lees…

La forma correcta de enjuagar tu cabello es con agua fría -o al menos medianamente fría- debido a que sella las cutículas, dejando el cabello más brillante y sedoso. Además, también acelera increíblemente el crecimiento debido a que de esta forma mejoras la microcirculación del cuero cabelludo.

Obviamente esto no quiere decir que más nunca puedas darte un baño caliente o que te tengas que dar una ducha helada, ¡se trata simplemente del último enjuague!

No abuses del calor

Es sabido por todos que la exposición al calor puede resecar el pelo y hacer que, a corto o a largo plazo, se vuelva opaco y sin vida. Es por esto que es de suma importancia que de vez en cuando le demos un respiro al cabello dejándolo secar al aire libre…

Sin embargo, sabemos que a veces esto es imposible…

Para estos casos lo ideal es que primero retires la humedad al máximo utilizando una toalla de algodón –así evitarás dañar el cabello y controlarás mejor el frizz- y que nunca utilices una herramienta de calor a la máxima temperatura.

Además, utiliza siempre un cepillo redondo que permita circular el aire por su interior para que se evapore la mayor cantidad de agua sin recalentar las cutículas; también evita realizar movimientos del pelo en todas las direcciones durante el secado para que no se alboroten las puntas.

Aceite de coco, tu nuevo mejor amigo

El aceite de coco es un maravillo cosmético natural que nutre, protege y repara el cabello en su totalidad a la vez que acelera el crecimiento. Esto se debe a que contiene ácido láurico que, además de ser un potente antibiótico, tiene un peso molecular muy bajo, lo que hace que penetre en el cabello muy fácilmente.
 
Utilizar el aceite de coco como mascarilla una vez a la semana nos ayudará a prevenir el daño causado por las agresiones externas a la vez que hidrata profundamente… Además, también previene la pérdida progresiva de proteína capilar por envejecimiento.

¡También puedes utilizarlo a modo de acondicionador antes y después de lavar el cabello!

Aplica un par de cucharadas de aceite sobre el cabello seco, de medios a puntas, y repártelo bien. Tras ello, ponte un gorro durante una hora para posteriormente, lavarlo con agua.

Después de salir de la ducha repite el proceso pero solo usando una pequeña cantidad a modo de crema para peinar. Te fascinará ver cómo la melena luce nutrida y completamente suave.

Una alimentación balanceada es la base de todo

Por último, pero no por eso menos significativo, debes tener en cuenta que lo más importante para tener el pelo perfecto es seguir una alimentación saludable que incluya verduras, frutas, pescado, frutos secos, productos lácteos y abundante agua.
 
De esta manera obtendremos todos los nutrientes que necesitamos para que nuestro cabello se repare desde su interior…

Por Diana Carolina Fernandes | @dianacarolina_f | Culturizando

Con información de: Elle | Marie Claire | Vix