Me gustan los cuadros que provocan en mí el deseo de vagar en el lugar, cuando se trata de un paisaje, o pasar mi mano sobre un pecho o una espalda, si se trata de una mujer”.-
Augusto Renoir