Hua Mulan: la historia de la valiente mujer detrás del clásico de Disney

¿Sabías que Mulan, la famosa película de Disney de 1998, está basada en una auténtica leyenda china? ¡Te contamos la historia de Hua Mulan, la legendaria guerrera!

Diana Carolina Fernandes
Creado por Diana Carolina Fernandes
Elegir Jul 18, 2018
Help Translate This Item

A pesar de que en un principio Disney se caracterizó por tener personajes femeninos con el típico perfil de damiselas en peligro, a partir de los años 90 sus clásicas princesas dieron un cambio bastante progresivo convirtiéndose en mujeres fuertes, intrépidas y valientes… Tal es el caso de Mulan, la atípica princesa de Disney que rompió todas las reglas para salvar a China.

Aunque en realidad Mulan no es una princesa de verdad, fue incluida en la franquicia gracias a la gran hazaña que llevó a cabo por su nación.-

En la historia contada por Disney, Fa Mulan es una joven que nunca logró ajustarse a las expectativas de una muchacha china de la época: en lugar de ser elegante y discreta, era bastante torpe, inteligente y de espíritu libre, lo que a menudo originaba caos y vergüenza en su vida.

China en ese momento estaba viviendo una invasión por parte de los hunos, por lo que el emperador declaró que un hombre de cada familia debía enlistarse en el ejército imperial y así Fa Zhou, el padre de Mulan, es llamado a filas. A pesar de que para él eso significaba un gran honor, Mulan se opuso rotundamente a que lo hiciera ya que era un hombre muy mayor y se encontraba enfermo; así que una noche robó la armadura de su padre y se escapó de casa para enlistarse en el ejército afirmando ser el hijo varón de Fa Zhou. Durante su tiempo en el campo de entrenamiento, se ganó el respeto y amistad de sus compañeros gracias a sus habilidades y sin levantar sospechas… Sin embargo, en una de las batallas sale herida y queda expuesta su verdadera identidad, lo que resultó en su expulsión del ejército. A pesar de este inconveniente Mulan no se dio por vencida y luchó hasta que salvó a su país, brindándole por fin honor a su familia y a toda China.

La leyenda de Mulan

La leyenda original en la que se inspiró esta película fue una obra compuesta en el siglo VI, mientras China era gobernada por la dinastía Tang y vivía la edad dorada del arte y la literatura. Esta leyenda titulada ‘La balada de Mulan’, era un poema narrativo chino de una colección de cantos que desapareció; sin embargo, se conserva una versión posterior que fue incluida en una antología de poemas líricos compilados por Guo Maoqian en el siglo XII.

Hua Mulan, pintada en el siglo XVIII.-

El poema -que es inmensamente popular en China- cuenta la historia de Hua Mulan, una niña que va a la guerra para salvar a su padre… Mulan se vio obligada a disfrazarse para poder llegar a combatir en el campo de batalla y durante muchos años soportó la vida militar. La historia transcurre al norte de China, en escenarios como la Montaña Negra o el Río Amarillo y los historiadores indican que fue probablemente durante la dinastía Wei, entre los años 386 y 534. Cuenta la leyenda que aun a pesar de que la guerrera se unió al ejército para salvar a su progenitor y cuidar a su hermano menor, luchó con valentía y coraje en numerosas batallas, logrando sobresalir por encima de todos los soldados y convirtiéndose en la mejor de ellos, al punto que obtuvo significativas condecoraciones militares.

Hua Mulan en tinta y colores sobre seda. La colección completa es conocida como “Reuniendo las gemas de la belleza”. Dinastía Oing. Museo Nacional del Palacio, Taipei (Taiwán).-

En la historia original, Mulan nunca llega a ser desenmascarada por ser mujer y, una vez finalizada la guerra, es llamada por el emperador para ser recompensada por su gran valentía, fuerza, astucia e inteligencia; sin embargo, lo único que la chica pidió era un burro para poder volver a su casa y así lo hizo: volvió a su hogar, feliz por haberlo hecho bien en la guerra y no haber sido descubierta, donde su familia la recibió con gran alegría y honor. Poco tiempo después, sus compañeros del ejército la visitaron en su casa y descubrieron que su rudo y valiente compañero, con el que convivieron durante 12 años, era realmente una mujer. Y así es como termina en verdad la famosa leyenda de China…

Hua Mulan se alista en el ejército en lugar de su padre, pintura del Templo Dalongdong Baoan (Taipei, Taiwán) realizada por Pan Li-shui.-

Sin embargo, al día de hoy se desconoce si esto fue un hecho real o no. Hay muchos historiadores que indican que la historia es perfectamente factible y, que al ser la única leyenda en China que no está basada en magia o mitología, lo más probable es que se haya tratado de un hecho…

Real o no, tanto la historia de Disney como la leyenda real nos dejan un importante mensaje sobre el amor, la familia, el verdadero honor y la igualdad de género que siempre será importante recordar…

Escultura de Hua Mulan siendo recibida por su padre, ubicada en la ciudad china de Xinxiang.-

Balada de Mulan

Los insectos celebran con su canto la tarde.
Mulan está tejiendo ante la puerta.
No se oye girar la lanzadera,
tan sólo los lamentos de la niña.
Preguntan dónde está su corazón.
Preguntan dónde está su pensamiento.
En nada está pensando,
si no es en el rey Kong, su bello amado.
La lista del ejército ocupa doce rollos
y el nombre de su padre figura en todos ellos.

No hay un hijo mayor para el padre,
un hermano mayor que Mulan.
«Yo iré a comprar caballo y una silla,
yo acudiré a luchar por nuestro padre.»
Ha comprado en oriente un caballo de porte,
ha comprado en poniente una silla y cojín,
ha comprado en el sur una brida
ha comprado en el norte un buen látigo.

Al alba se despide de su padre y su madre;
cuando anochece, acampa junto al Río Amarillo.
Ya no escucha el llamado de su padre y su madre,
tan sólo el chapoteo del caballo en el agua.
Al alba abandona el Río Amarillo;
cuando anochece, llega a la Montaña Negra.
Ya no escucha el llamado de su padre y su madre,
tan sólo a los caballos relinchando en el monte.

Cruzó miles de millas en busca de la guerra,
corrió como volando por pasos y montañas,
las ráfagas del cierzo traían son de hierro,
a la luz de la luna brillaban armaduras.
Allí los generales luchando en cien batallas
morían, y después de haber dado diez años
volvían a su casa, valientes, los soldados.

De vuelta, es recibida por el Hijo del Sol,
que se sienta en la Sala de los Resplandores.
Le concede medallas por sus méritos muchos,
le ofrece alas de pato crujientes por millares.
El Khan le ha preguntado qué quiere hacer ahora.
«Mulan no necesita honores oficiales,
dame un burro robusto de cascos bien ligeros
y envíame de vuelta a casa de mis padres.»

Cuando escuchan sus padres que su hija se acerca,
los dos salen a verla, dándose de codazos.
Cuando escucha su hermana que su hermana se acerca,
se arregla y se coloca delante de la puerta.
Cuando escucha su hermano que su hermana se acerca,
saca filo al cuchillo, sacrifica un cordero.

«He abierto la puerta de mi cuarto oriental,
y en el occidental me he sentado en la cama.
Me quité la armadura que llevaba en la guerra
y me he puesto la ropa que llevé en otro tiempo.
Delante del espejo, cerca de la ventana
me he peinado el cabello enmarañado
y he adornado mi frente con pétalos dorados.»
Cuando Mulan salió ante sus camaradas,
todos se sorprendieron, quedándose perplejos.
Doce años estuvieron con ella en el ejército
y ninguno sabía que era una muchacha.

Las patas del conejo saltan más,
los ojos de la hembra son algo más pequeños,
mas cuando ves un par corriendo por el campo,
¿quién logra distinguir la liebre del conejo?

Por Diana Carolina Fernandes | @dianacarolina_f | Culturizando

Con información de: Acient Origins | Súper Curioso | Wikipedia