¿Cuánto tiempo has esperado un ‘momento’?

Con frecuencia es común encontrarnos con personas que nos dicen “espere un momento”; “un momento por favor”; “deme un momento”; u otras frases de similar significado, para darnos a entender que teóricamente en un tiempo no muy prolongado seremos atendidos, escuchados, o simplemente recibiremos un servicio o respuesta referente a algún requerimiento. Pero… te has preguntado alguna vez ¿a cuánto equivale un momento?

Carlos Román
Creado por Carlos Román
Elegir Dec 21, 2017
Help Translate This Item

Si bien es cierto que casi todo se define por momentos, nunca –este comentario a título personal- he tenido claro cuánto dura, o si tiene una duración específica, más allá de la que se experimenta mientras transcurre el acontecimiento, sin embargo, en las siguientes líneas daremos respuesta a esas interrogantes.

¿Qué es un ‘momento’?

De acuerdo al Diccionario de la Real Academia Española, un momento se define como “una porción de tiempo muy breve”; “lapso de tiempo más o menos largo que se singulariza por cualquier circunstancia”; “oportunidad, ocasión propicia”, en fin, en resumen solo se centran en que está determinado por un tiempo corto o extenso, sin especificidad alguna de duración exacta.

Es por ello, que más allá del significado y la etimología, profundizaremos un poco en su durabilidad real y aplicación, para que no te vuelvan a hacer “esperar un momento” más de lo debido.

¿Cuánto dura un momento?

Durante la Era Medieval, antes de que apareciera el reloj mecánico y su base de 60 segundos al final del siglo XIII, el tiempo estaba basado en un reloj solar, en el cual cada hora estaba definida por 40 momentos, por lo que un momento o momentum, tenía una duración exacta de 90 segundos, es decir, un minuto y medio.

Es importante aclarar, aunque resulte obvio, que para la época no era una medida de tiempo exacta, ya que las horas solares dependían de la duración del día y de la temporada, y aparte de los relojes de sol, también se usaban otros medios más imprecisos.

Curiosidades

Además de la referencia temporal anterior, los romanos, también tenían la costumbre de dividir una hora en 15 partes de cuatro minutos cada una.

Otro dato interesante, es que por etimología, la palabra momento se relaciona con el término movimiento; y por una conexión momentum se utiliza en física para describir la cantidad de movimiento, donde la magnitud vectorial es el resultado de multiplicar la masa de un móvil por su velocidad.

Tras conocer los misterios detrás de la palabra momento y sus expresiones derivadas, ya tendrás argumento suficiente para que nadie te haga aguardar “un momento” más de lo que corresponde, y cuando te ofrezcan algo “en un momento” o “esperar un momento” para ser atendido, no sea un lapso superior al estipulado.

Es propicio que compartas con nosotros ¿quién te ha hecho esperar un momento que nunca llega? ¿Conoces a alguien que constantemente esté a la expectativa de la llegada de su momento?
 
Tómate un momento y deja tus comentarios…

Escrito por: Carlos Román | @VeneTiger | Culturizando
Con información de: Learning Everyday | Vicente 1064 | Blog 20 Minutos | RAE