Protagonista de terror en el museo de los Warren

Ed y Lorraine Warren dedicaron su vida a la investigación de fenómenos paranormales. Producto de su trabajo, decidieron fundar el Museo del Ocultismo en el sótano de su propia casa.

Barbara Pernia
Created by Barbara Pernia
On Oct 8, 2018
Help Translate This Item

Los esposos Warren fundaron en 1952 la Sociedad de Investigación Psíquica de Nueva Inglaterra, que se dedicaba a estudiar la naturaleza de diferentes apariciones paranormales, llegando a completar alrededor de 10.000 casos, según sus archivos. Él fue demonólogo, el único reconocido por la Iglesia católica, también se dedicaba a pintar y escribir libros, murió en el 2006 a los 79 años. Su esposa Lorraine, es una médium y clarividente profesional, que a sus 91 años sigue realizando investigaciones de tipo paranormal.

Luego de fundar la sociedad decidieron hacer lo mismo con el museo, para de ese modo proteger los objetos poseídos de sus investigaciones, y así personas inescrupulosas no pudieran utilizarla con fines diabólicos y evitar más víctimas.

La pareja localizó el museo en el sótano de su propia casa en Connecticut, Estados Unidos, y allí albergan una gran variedad de objetos que hay que tratar con mucho respeto y fe. El objeto más escalofriante que puede “admirarse” en este museo, ya tiene dos películas y una fama mundial sin precedentes. 

Annabelle 

La investigación de esta muñera fue uno de los sucesos más reconocidos de los esposos Warren. La obtuvieron en 1970, cuando dos compañeras estudiantes de enfermería vivían juntas, y reportaron a los investigadores que esta se movía sola entre las habitaciones. La muñeca fue fabricada por la compañía Raggedy Ann, y al principio les pareció que podría tratarse de una broma.

Sin embargo, al paso del tiempo, tuvieron que contratar a una médium para que las ayudara a descifrar qué estaba pasando. La médium les indicó que en el cuerpo de la muñeca residía el espíritu de una niña llamada Annabelle Higgins.

Los Warren tomaron el caso poco después, y aclararon que no se trataba de un espíritu, sino de un ente maligno que pretendía poseerlas. Desde entonces exorcizaron a la muñeca, y la mantienen encerrada en una urna de madera y cristal en su museo. 

Edward y Lorraine Warren aseguraron que muchos de los objetos en su museo aún siguen siendo extremadamente peligrosos. 

En este museo, también se pueden encontrar crucifijos profanados, un piano que se toca solo, diferentes muñecos satánicos, máscaras utilizadas para ritos diabólicos, piedras de tumbas para niños, el ataúd del vampiro usado por un vampiro moderno,  fotografías vudú, objetos egipcios, juguetes y animales... En fin ¡Cosas terroríficas! 

El Warren's Occult Museum (su nombre en inglés), es un lugar que cualquier amante o entusiasta paranormal querría visitar. Los archivos de los Warren, junto con toda la evidencia de sus casos, permanecen bajo el cuidado de Lorraine.

Por Bárbara Pernía | @barbcueto | Culturizando
 
Con información de: Wikipedia | Peru.com