5 mitos sobre el aborto que se creían en la antigüedad

El filósofo Aristóteles creía que los embriones femeninos se desarrollaban más lento que los masculinos

Ariany Brizuela
Created by Ariany Brizuela
On Aug 11, 2018
Help Translate This Item

Ingerir mercurio y metales, utilizar amuletos, dar saltos y sacudidas eran algunas de las prácticas utilizadas en el pasado sobre el aborto.

El aborto es un tema que genera polémica y que está rodeado por muchos tabúes. Conversar sobre esta práctica crea controversia desde distintas perspectivas; médica, religiosa, científica y moral.

A pesar de los tabúes que giran en torno a esta práctica, el aborto ha existido a lo largo de la historia de la humanidad y ha estado sujeto a muchos mitos y creencias absurdos.

Las técnicas que se utilizaban para abortar, aunque eran efectivas, resultaban perjudiciales para la salud de las mujeres. La esterilidad o complicaciones que podían ocasionarles la muerte eran algunas de las consecuencias de esta práctica.

1- Beber mercurio caliente era bueno

En China entre el año 500 y 515 a. C. las mujeres tomaban mercurio con el estómago vacío para provocarse un aborto. La práctica resulta efectiva, pero en ocasiones resultaba en la muerte de aquellas mujeres que lo hacían.

2- Las leyes se pensaron para proteger a los fetos

En la antigüedad se pensaba que las leyes que se impusieron sobre el aborto estaban pensadas para proteger a los fetos y no a las mujeres, puesto que los métodos empleados podrían resultar peligrosos.

3- Utilizar Amuletos evitaba los embarazos

Atribuirle propiedades mágicas o milagrosas a objetos comunes como amuletos era común en algunas sociedades o culturas para evitar la concepción.

De acuerdo a la obra Facetiae (1470) de Poggio Bracciolini, historiador italiano, en la que se incluye una narración de un monje y una abadesa que tienen sexo; como ella tiene miedo de quedar embarazada, él le da un collar con un papel en su interior con un hechizo que “evitará” que conciba.

4 - El crecimiento de los embriones

Los griegos tenían una idea de que el embarazo funcionaba de manera particular en la anatomía humana. Aristóteles creía que los embriones femeninos se desarrollaban más lento que los masculinos.

El filósofo pensaba que los embriones femeninos “aprovechaban” el tiempo que habían perdido a partir del nacimiento, pues las niñas se desarrollan más rápido que los niños. 

Llegó a esas conclusiones luego de examinar a los fetos después de algunos abortos.

5- Los santos realizaban abortos

La creencia proviene de Irlanda. En el país se decía que Santa Brígida de Kildare una los principales beatos que concedían abortos a mujeres, fuesen monjas o civiles, y restauraban su honor.

Con información de Cultura Colectiva.