Teodora, de prostituta a emperatriz bizantina

Conoce la historia de Teodora, la prostituta que se convirtió en emperatriz y que luchó por lo derechos de la mujer.

Titi González
Creado por Titi González (User Created Content*)USER CREATED CONTENT and not by Playbuzz employees and /or any of its agents or any one of Playbuzz behalf.
Elegir 22 feb 2018
Help Translate This Item

Teodora nació cerca del año 502 en Chipre o Siria. Era hija de un cirquero y para la época esta no era una profesión bien pagada, por lo que Teodora se dedicó a la prostitución para tener mayores ingresos.

Desde pequeña, se convirtió en una famosa actriz pornográfica con numerosos shows en los que casi siempre estaba semi desnuda. Luego de varios años, abrió un prostíbulo y fue donde conoció al gobernador de Pentápolis y se convirtió en su amante.

Teodora se trasladó a esta ciudad para estar con el gobernador, pero por una serie de hechos lamentables tuvo que mudarse de nuevo a Constantinopla donde terminó de nuevo siendo prostituta.

En uno de esos encuentros con hombres conoció a Justiniano, quien se enamoró perdidamente de ella a pesar de su pasado y la convirtió en su esposa. Él tenía 45 años y ella 27.

Aunque existía una ley que prohibía que la realeza y los nobles se casaran con prostitutas, sirvientas o mujeres de orígenes dudosos. Tras habérseles negado en tres ocasiones el derecho a casarse finalmente contrajeron nupcias.

Tras la muerte del emperador Justino, su sobrino Justiniano ascendió al trono junto a su esposa Teodora. El carácter decidido de Teodora resultó fundamental para el gobierno del imperio.

En una ocasión, cuando Justiniano, tras un gravísimo conflicto con una de las facciones políticas de Constantinopla estaba preparándose para huir, fue la emperatriz quien con un discurso fuerte y esperanzador le hizo quedarse, afrontar los disturbios y conservar el poder.

La actitud de Teodora totalmente favorable hacia los monofisitas ayudó a equilibrar Constantinopla ya que su esposo favorecía a la iglesia ortodoxa. La convivencia entre ambas tendencias se tornó más amable.

Los emperadores transformaron Constantinopla y la convirtieron en una ciudad bellísima, construyendo numerosas obras, puentes, acueductos y más de 25 iglesias entre las cuales destaca la iglesia de Santa Sofía.

Importantes labores de la emperatriz Teodora

  • 1 .
  • 2 .
  • 3 .
  • 4 .
  • 5 .

Iglesia de Santa Sofía

Teodora murió por la peste bubónica el 28 de junio de 548, a los 48 años de edad, y Justiniano la sobrevivió hasta 565.

Es recordada como la emperatriz más influyente del Imperio bizantino.



Titi González Méndez | Culturizando
Con información de muyhistoria.es | arquehistoria.com