Luisa Cáceres de Arismendi, la heroína de Venezuela

Conoce la historia de Luisa Cáceres de Arismendi, la primera mujer venezolana en ser enterrada en el Panteón Nacional de Venezuela.

Titi González
Creado por Titi González
Elegir 7 mar 2018
Help Translate This Item

Se trata de una de las mujeres más insignes de la historia de Venezuela. Luisa Cáceres nació en Caracas en 1799, era hija de un profesor de literatura por lo que desde muy pequeña aprendió a leer y escribir, cosa que era muy poco común en las mujeres de la época.

El año 1814 fue bastante movido para la naciente República de Venezuela y también para la familia Cáceres. Domingo, padre de Luisa, fue asesinado por las tropas realistas junto a su hijo mayor de solo 13 años.

Así comenzó la travesía de Luisa junto a parte de su familia, tuvieron que huir de Caracas por la avanzada realista. En ese viaje la heroína con tan solo 15 años tuvo que ver morir a cuatro de sus tías en ese viaje a Cumaná. Muchas de las familias que lograron llegar a esta ciudad pudieron trasladarse a Margarita, donde el coronel Juan Bautista Arismendi les ofrecía mayor seguridad.

Luisa y Juan Bautista ya se habían conocido en Caracas cuando ella tenía 14 años y él 43. Las condiciones se dieron para que un año más tarde ambos contrajeran nupcias en la isla de Margarita.

Aunque a Luisa Cáceres de Arismendi la historia la recuerda como una fiel luchadora por los ideales de su familia y esposo, lo cierto es que va un poco más allá. En 1815 se ordena la captura del coronel Bautista Arismendi, él logra escapar y esconderse en las montañas pero Luisa, quien se encontraba embarazada, fue tomada como rehén para doblegar a su esposo.

Primero fue encerrada en una casa en Margarita y más tarde enviada a un calabozo en la fortaleza de Santa Rosa. Durante este tiempo fue sometida a múltiples torturas para lograr que revelara el paradero de su esposo pero nunca pudieron hacer que ella hablara.

El coronel Arismendi logró tomar como prisioneros a varios militares españoles, por lo que el realista Urreiztieta le propuso canjear a los rehenes por su esposa a lo que el coronel respondió “diga al jefe español que sin patria no quiero esposa”, los realistas intentaron utilizar estas palabras para poner a Arismendi en contra de su esposa pero ella contestó “jamás lograrán que le aconseje faltar a sus deberes”.

Por las fuertes torturas y la mala alimentación, Luisa Cáceres perdió a su primera hija, sus condiciones cada vez emperoraban pero no lograban sacarle ni una palabra. En 1816, se ordenó el traslado de la prisionera a Cádiz, España, pero el buque fue asaltado por piratas y los pasajeros abandonados en la isla de Santa María.

Meses después Luisa fue presentada ante las autoridades españolas donde le asignaron una pensión por los malos tratos a los que fue sometida pero le exigían que manifestara su lealtad al rey de España, al negarse a firmar, se escapó a Filadelfia y comenzó una travesía para llegar hasta Margarita y reencontrarse con su marido con quien tuvo una vida tranquila y 12 hijos.

En 1819 el Consejo de Indias dictó una resolución en la que otorgaban la libertad absoluta a Luisa Cáceres de Arismendi. Vivió en Caracas hasta el día de su muerte a los 66 años y en 1877 sus restos fueron trasladados al Panteón Nacional convirtiéndose en la primera mujer en reposar en este lugar.

Titi González Méndez | Culturizando
Con información de biografiasyvidas.com