Las dos mujeres piratas más famosas

Anne Bonny, a quien tuvimos la oportunidad de ver en la serie televisiva Black sails, fue una de las dos piratas femeninas más reconocidas de la historia. Realmente, las únicas de las que tenemos seguridad de que existieron, aunque probablemente haya habido más. La otra fue Mary Read y ambas vieron cómo se cruzaban sus caminos en el primer cuarto del siglo XVIII.

Titi González
Creado por Titi González (User Created Content*)USER CREATED CONTENT and not by Playbuzz employees and /or any of its agents or any one of Playbuzz behalf.
Elegir 14 jul 2017
Help Translate This Item

De la misma forma que el resto de los roles que aparecen en la serie, Bonny existió verdaderamente y tuvo una vida muy distinta al de la mayoría de las mujeres de su época. En esos tiempos en que el sexo femenino estaba “destinado” a permanecer en un entorno únicamente familiar, Anne decidió vivir del mismo modo que los hombres, en libertad; muchos más valor sabiendo que la vida escogida fue la de pirata, mezclado con el romanticismo como bandera de la rebelión contra lo establecido, las leyes y con un espíritu de alma libre, obviando la parte delictiva y criminal.
 
Aunque cueste creerlo, Anne Bonny procedía de una familia irlandesa adinerada que emigró a Carolina del Sur por el escándalo que generó el adulterio de su padre con una criada, de la que Anne fue el resultado. La estancia en América fue fructífera, pero el dinero y una educación a la altura no fueron suficientes para mantener tranquilo el espíritu rebelde y salvaje de la joven, de quien se dice que una vez fue capaz de matar a una sirvienta en una pelea y otra se libró de una violación a golpes, entre otros incidentes

Con ese feroz temperamento era evidente que se enfrentara a su padre en muchas ocasiones. Cansada de su vida familiar, se enamoró de un marinero llamado James Bonny y se casó con él, fugándose juntos.
 
Bonny solo tenía dieciséis años y apenas veía a su marido, quien siempre estaba en largos viajes, así que acabó buscándose un nuevo amor. Se trataba de Jack Rackham, un joven educado y atractivo al que se conocía con el nombre de Calico por la tela de los elegantes trajes que vestía y que sólo tenía un problema: se dedicaba a la piratería, navegaba bajo las órdenes de uno de los más temidos capitanes, Charles Vane. Para Anne, eso no representaba ningún problema y cuando su marido los descubrió y denunció ante las autoridades, la respuesta de la pareja fue lanzarse al mar en un barco a vivir del saqueo. 

Aunque los datos no son precisos, se cree que tuvieron un hijo que dejaron en Cuba antes de continuar con sus actividades. En uno de los tantos asaltos que perpetraron, un marinero a bordo de una nave llamó la atención de Anne por sus finos rasgos y voz suave, un joven que belleza tan delicada que resultó ser una mujer. Era Mary Read y su historia era bastante diferente de la de Bonny, ocho años más joven, proveniente de Londres y sin padre conocido, ya que era marinero y se había perdido en el mar.
 
Mary desde pequeña se hizo pasar por hombre para poder subsistir por órdenes de su madre. En la adolescencia se fugó para alistarse en la tripulación de un buque de guerra. Según su biógrafo Charles Johnson, combatió contra los franceses en el contexto europeo de la Guerra de Sucesión española, pero se enamoró de un soldado flamenco y se casó con él, retirándose ambos de la vida militar para instalarse en una posada.

 Él murió después y Mary volvió a hacerse pasar por hombre para regresar a la milicia, pero como la guerra había terminado, retornó al mar. Entre 1718 y 1719 se dedicó a la piratería, aunque luego diría que rechazaba esa vida a pesar de ser una de las mejores saqueadoras de la tripulación. Entre este período de tiempo, el destino volvió a cruzar a las dos mujeres pirata en un asalto dirigido por Jack Rackham. A Anne Bonny no le importó descubrir que el apuesto joven con el que había entablado una amistad resultó ser una mujer. Por lo visto, a Rackham tampoco le molestó y de esta forma no solo Mary se unió a la tripulación sino que, según la leyenda, formaron un singular triángulo amoroso.
 
Sus saqueos a bordo de la nave llamada Williams alcanzaros cierta fama. En 1720 la embarcación fue abordada por el comandante Jonathan Barnett, quien comentó que toda la tripulación estaba borracha excepto dos mujeres que hicieron resistencia contra él. Eran las mismas que el gobernador de Jamaica había tildado de enemigas de la Corona y había ofrecido una recompensa por su captura. 

Aunque las mujeres hicieron resistencia, la tripulación terminó rindiéndose. Trasladados todos a Jamaica, Rachham y muchos hombres más fueron sentenciados a muerte. A las dos mujeres también se les sentenció a muerte, pero ellas declararon estar embarazadas, lo cual eliminaba la sentencia hasta que dieran a luz.
 
Mary murió de fiebre estando embarazada el 28 de abril de 1721 y fue enterrada en la iglesia de Jamaica de St. Catherine. Lo que pasó con Anne Bonny resulta un misterio, ya que no hay datos, simplemente desapareció de la historia. Una leyenda afirma que escapó con una compañera. Otra asegura que su padre pagó para llevársela a Charleston, donde al parecer se casó con un tal James Burleigh y tuvo al hijo que esperaba, para luego tener siete más. De acuerdo con esta hipótesis, Anne llevó el resto de su vida como una dama respetable que logró llegar a los 84 años de edad.


Titi González Méndez | Culturizando
Con información de labrujulaverde.com