¿Hamburguesas de laboratorio? Conoce la agricultura celular

La agricultura celular se refiere a utilizar tejidos animales para la alimentación, calzado, medicina, entre otros, sin tener que llegar al sacrificio ni cría de ningún animal. Esta técnica nos puede resultar más o menos familiar cuando recordamos los órganos destinados a trasplantes generados en un laboratorio con las más avanzadas técnicas de la genética y biotecnología.

Esta técnica nos puede resultar conocida cuando recordamos los órganos destinados a trasplantes generados en un laboratorio con las más avanzadas técnicas de la genética y biotecnología.

Esta nueva búsqueda por crear alimentos de manera más viable está generando la aparición de innovaciones tecnológicas en el campo de lo que se conoce como "nutrición biotecnológica" que hasta hace unos años muchos veían como algo absurdo.

La finalidad de esto es que las personas no renuncien a su cultura gastronómica pero que tampoco afecte al ambiente, ya que el crecimiento de la población mundial es exponencial y se trata de evitar el desabastecimiento y el impacto ambiental de la cría en exceso de animales para el consumo.

Por esto, científicos trabajan en la creación de cultivos productivos que alimenten más, necesiten menos agua y una menor cantidad de fertilizantes y pesticidas. También, se idearon alimentos sucedáneos basados en proteínas vegetales, que buscan suplantar a la carne, cuyos métodos de producción aún dejan una gran huella ecológica como en el caso de la ganadería.

Hamburguesas de laboratorio

En un futuro no será extraño ver hamburguesas procedentes de carne generadas en contenedores gigantes o bioreactores de escala industrial mediante un proceso biológico que permite cultivar células. Lo más cercano que conocemos ahora es la forma en la que se fermenta la cerveza o el yogurt en grandes depósitos.

Carne “cultivada en las cocinas” de nuestras fábricas, con todas las propiedades de la carne original. Productos que evitan cualquier traza de químicos derivado del tratamiento médico del ganado, que incluso pueden excluir aquellos componentes de la carne natural que no nos interesen como las grasas en el caso del vacuno, la lactosa en el caso de la leche o el colesterol en los huevos.

Ventajas

  • 1 .
  • 2 .
  • 3 .

Por ahora, estas bio-tecnologías de alimentación sólo están en fase de estudio, pero seguro que pronto encontrarán la forma en la que se puedan aplicar industrialmente.



Titi González Méndez | Culturizando
Con información de orizont.es