General rumano confirma la existencia de los reptilianos

El general rumano Emil Strainu, es experto en radiolocalización y doctor en guerra geofísica. Él asegura que los llamados extraterrestres reptilianos existen y que se encuentran en gigantes bases subterráneas. Además un tiempo después, una persona muy cercana a Strainu reveló un encuentro entre él y dos seres reptilianos.

Titi González
Creado por Titi González
Elegir Jul 27, 2017
Help Translate This Item

Emil Strainu ocupa los siguientes cargos:

- "Asesor del Parlamento rumano en temas poco convencionales y amenazas asimétricas".
- "Director de las situaciones especiales y Centro de Investigación sobre los ovnis y Psihotronics."
- "Fundador de la Asociación para el Estudio de Fenómenos Aeroespaciales no identificado."
- Autor de decenas de libros esotéricos.

Strainu siempre ha asegurado que existen los extraterrestres reptilianos, que ellos tienen enormes bases subterráneas/ciudades, pero nada más. Siempre él concluye: "No voy a ir más lejos en este tema!"

Después de leer los libros de Aryan Hava "Inuaki, el reptil dentro de mí" (1 y 2), el general Strainu la ha contactado porque tenía una historia alucinante que contar y ella estaba a punto de publicar su tercer libro sobre este tema: "Anunnaki vs. Anunnaki" (o "An.unnak.ki versus An.unnak.ki"). Luego de esa conversación él terminó por escribir el prólogo del libro.

En la introducción se habla de un buen amigo suyo que había visto a dos seres reptiles muy temprano en la mañana (5:00 AM) en las montañas Retezat.

Su amigo es una figura militar también, un oficial de alto rango que se especializó en la guerra de comando, que pidió que su identidad permanezca sin revelar. Él sirvió en Irak, Afganistán, África y América del Sur. El General Strainu también mencionó que su amigo no es un fan de la ciencia ficción o de la ufología. Además, Strainu declaró que confía en su amigo por encima de cualquier duda.

Los hechos

El oficial de alto rango (Coronel X) conducía de regreso de un corto viaje de campamento, que tomó en solitario por las montañas. Él estaba cerca de Bucarest (la capital de Rumania) cuando su auto señalizaba que estaba con poca gasolina, por lo que se detuvo en una pequeña estación de servicio rural.

Era las 5:00-5:10 AM, así que no había nadie alrededor. El Coronel X notó un Hummer caqui con ventanas negras estacionado fuera de la estación de gasolina con el motor encendido, pero nadie a su alrededor.

Después de cargar su gasolina, él pago y se dirigió a su camioneta. Pero entonces se dio cuenta de que se abrió la puerta del conductor del Hummer y dentro de él, vio un ser reptil. El reptil no tenía ropa, pero estaba con botas militares; él/ella estaba completamente cubierto de escamas verdes (al igual que un cocodrilo) y tenía una cresta de tipo lagarto en la cabeza.

El reptil vio al Coronel X, entonces se bajó del vehículo, sin dejar de mirarlo. Dirigió algunos sonidos agudo a alguien desde el interior del vehículo, esta vez mirando irritado, luego regresó al volante y rápidamente se alejó. El vehículo no tenía placa, ya sea en la parte delantera o trasera.

El Coronel X calculo que el reptil era de 2,00m (78,7 pulgadas) de alto, con ojos amarillos y ranuras tipo gato.

El coronel observó a su alrededor para ver si alguien más había presenciado el evento, pero estaba solo. Entonces se dio cuenta de la cámara de vídeo de la estación de servicio. Por desgracia, el vendedor le dijo que la cámara era "sólo para la decoración" y no tenía ningún uso práctico, aparte de asustar a los potenciales ladrones. Pensando que se trataba de un engaño muy bien jugado, subió de nuevo en el auto y continuó su viaje.

Luego de varias kilómetros el Coronel X aún estaba muy consternado por el acontecimiento, cuando de repente vio el mismo Hummer con las cuatro puertas abiertas. Además, fuera de la carretera, se dio cuenta de dos reptiles de color verde oscuro que parecían estar discutiendo.

Presume que el segundo reptil era 15-20 cm (5,9 - 7,9 pulgadas) más alto que el primero. No llevaba ropa o botas. Tenía los pies de tipo lagarto y a diferencia del primero, tenía una cola.

En la vía, los camiones estaban pasando en ambas direcciones y los conductores estaban apuntando a las criaturas, pero nadie paro. Entonces, el coronel X cogió su celular y tomó varias fotografías de los reptiles que no estaban conscientes del Coronel X

Después de 3-5 minutos, los dos reptiles regresaron al vehículo y condujeron de vuelta en la dirección que inicialmente vinieron, con alta velocidad. El coronel volvió rápidamente a Bucarest para contactar al general Strainu y juntos decidir qué hacer con las sorprendentes imágenes.

De vuelta en Bucarest, el teléfono mostraba claramente 11 fotos, pero todos ellos estaban completamente en color verde. Junto con el general Strainu, se dirigieron a una empresa de servicios de telefonía pero no pudieron ayudarles. Era como si el coronel hubiera fotografiado una luz verde brillante.

Por dos semanas se analizaron la historia con gran detalle y buscaron testigos, pero todos los esfuerzos terminaron en fracaso.

El General Emil Strainu concluyó:

Sólo una cosa es segura: Vivimos en un mundo que sólo nosotros pensamos que conocemos, teniendo una falsa impresión de que nosotros somos sus amos..."

... de hecho sólo somos subarrendatarios en tránsito, en un planeta que nunca nos perteneció y no teniendo idea de cuál es realmente nuestro propósito..."

Libro de Consulta - Introducción escrita en rumano por el Dr. Emil Strainu]

Titi González Méndez | Culturizando
Con información de misterio.tv