Ella se acostó en su pecho … en una especie de movimiento compasivo”.
McClelland