Elvia Carrillo Puerto luchadora por la igualdad de género en México

Carrillo luchó durante décadas por el sufragio femenino y gracias a su lucha, la bautizaron con el nombre de ''La monja roja del Mayab''.

Albani León
Created by Albani León
On Sep 15, 2021
Help Translate This Item

Nació el 6 de diciembre de 1878 en Yucatán, México. Fue muy apegada a su hermano Felipe, quien estuvo involucrado en la política, llegó a ser gobernador de su estado y fue de gran influencia para ella.

Siempre fue una mujer independiente y nunca quiso ser como las mujeres a su alrededor. A sus 6 años, cuando asistía al colegio con sus hermanos, vio la diferencia entre las clases sociales y eso despertó su interés crítico.

Rita Cetina Gutiérrez, quien creó el primer colegio de mujeres en Yucatán, fue maestra de Elvia y de ella aprendió nociones de igualdad de género. Desde muy pequeña se destacó por su inteligencia y por su particular belleza.

Serafín García, sacerdote anarquista español, ejerció una gran influencia en ella, ya que, le dijo que la inteligencia era muy importante y también a ayudar a las personas que estaban desprotegidas. Tener sensibilidad por cosas así, era indispensable.

Ella no era como los niños de su edad, en vez de jugar, ella prefería leer libros o escuchar música.

Pensó que al casarse sería más independiente, por esta razón, contrajo matrimonio los 13 años de edad; tuvo un hijo, sin embargo, quedó viuda 10 años después.

Con la ayuda de su antigua maestra, logró conseguir trabajo, en una época en la que había mucho machismo, impartiendo clases de mecanografía. Con este trabajo logró la remuneración económica.

Su hermano le consiguió la Constitución mexicana de 1857 traducida en maya y tuvo la oportunidad de compartirla con sus alumnas para que fueran teniendo conocimiento de sus derechos.

También su hermano publicó un periódico llamado ‘El heraldo de Motul’, en el que Carrillo trabajó en la parte de la redacción.

En 1912 organizó la primera Liga Feminista Campesina en la que plantea que se deben educar a las mujeres para tener los hijos que ellas quieran, la liberación de los indígenas y esclavos y también que la jornada de trabajo debe ser de 8 horas.

El 1918 se celebró el Primer Congreso Obrero de Yucatán, en el que Elvia incorporó el punto de “Aceptación de la mujer obrera en las Ligas de Resistencia”. Nunca dejó de luchar por la liberación de la mujer.

Cuando su hermano Felipe fue gobernador, ella lo apoyó y se encargó de hacer todas las tareas con respecto a la mujer. Luego a su hermano lo asesinan los militares, pero ella siguió como diputada hasta que comenzó a recibir amenazas de sus adversarios en Yucatán; decidió dejar el puesto y se dirigió a Ciudad de México, allí estuvo protegida por el presidente Álvaro Obregón.

Continuó con su lucha a favor de las mujeres gracias a que el sucesor de Obregón, Plutarco Elías Calles también la apoyó.

Gracias a su gran esfuerzo, se realizaron tres congresos de mujeres obreras y campesinas en los años 1930 y 1934. Ella fue la principal encargada de este evento. En 1931 fue el año en donde surge la idea de exigir el sufragio femenino.

En los años de 1934 a 1940, no hubo evolución con respecto a la lucha de Elvia. Por esta razón, ella disminuyó su lucha y su activismo social.

Recibió un reconocimiento como Veterana a la Revolución Mexicana y obtuvo una Medalla de Honor al Mérito Revolucionario en 1952, esto fue motivación para recuperar su lucha; así en el mandato de Adolfo Ruíz Cortines se modificó el artículo 34 de la Constitución en el año 1953, otorgando la igualdad de derechos políticos a las mujeres, como el derecho al sufragio.

Muerte

Muere en la Ciudad de México el 15 de abril de 1968. Tenía 89 años; una mujer luchadora por el derecho de las mujeres y por su protección con los indígenas, campesinas mayas y las obreras mexicanas.