Las monitoras les pegaban con regularidad, y cuando ellas no podían, ponían a otras niñas mayores a golpearlas".
Vianey Claret Hernández, Madre de una de las víctimas fallecidas.