Rosario, cuna del fútbol en Argentina

Hogar de “canallas” y “leprosos”, hinchas de los clubes centenarios Rosario Central y Newell’s Old Boys, es también el lugar que vio nacer al genio de la pelota y estrella del F. C. Barcelona y la selección nacional Lionel Messi.

Eduardo camina con mucha dificultad: por el desgaste de los meniscos, la cabeza del fémur izquierdo le roza la pelvis, que le provoca un dolor intenso.

Pero su lento andar no es todavía impedimento para que, todos los fines de semana, se tome el colectivo (bus) desde su casa en el centro de la ciudad hasta las calles Génova y Cordiviola, esquina donde se emplaza el 'Gigante de Arroyito', el estadio del Club Atlético Rosario Central.

Eduardo es hincha de Rosario Central y no se pierde ni un solo partido Sputnik / Francisco Lucotti

Eduardo es hincha de Rosario Central y no se pierde ni un solo partido

Así lo confiesa a Sputnik durante ese trayecto de 200 metros hasta la entrada del club, bastón en una mano, reposera plegable en la otra, mochila azul y amarilla con el escudo en la espalda

Viene desde 1963, cuando empezó a acompañar a quien después se transformaría en su suegro, en una época en la que "a la cancha se venía de camisa y traje", para después ir al cine con su futura esposa. Hoy sus nietos son la cuarta generación “canalla”, cuenta con orgullo.

Los hinchas de Rosario Central sostienen que son el primer grupo de su tipo en el país Sputnik / Francisco Lucotti

Los hinchas de Rosario Central sostienen que son el primer grupo de su tipo en el país

Con orígenes que se remontan a 1889, Rosario Central es uno de los clubes de fútbol más antiguos de la Argentina, fundado por inmigrantes ingleses del gremio ferroviario.

Sus simpatizantes se autodenominan la primera hinchada del país y, por su cantidad de seguidores, se ubica, según la encuesta a la que se consulte, entre el tercero y el sexto puesto a nivel nacional, aunque confirmada como la más numerosa fuera de Buenos Aires.

En las calles de Rosario se respira fútbol, y los muros lo atestiguan Sputnik / Francisco Lucotti

En las calles de Rosario se respira fútbol, y los muros lo atestiguan

Como sucede con todos los grandes equipos argentinos, están marcados por el fanatismo y el descontrol. Sus barrabravas, llamados 'Los Guerreros', son considerados por la prensa entre los más violentos del país.

Eduardo recuerda que, en aquellos años en los que las gradas de la cancha todavía estaban hechas de tablones de madera, la situación era muy distinta.

Cuenta que, en aquel entonces, la mayor rivalidad era con cualquier equipo de Buenos Aires antes que con los otros de Rosario, y que era costumbre ir a ver “de colado” los partidos a la cancha de Newell’s Old Boys, el otro gran club de la ciudad.

Los hinchas de Rosario Central se consideran los primeros campeones de la ciudad Sputnik / Francisco Lucotti

Los hinchas de Rosario Central se consideran los primeros campeones de la ciudad

"Leprosos" y "Canallas"

Cuenta la leyenda que en la década de 1920 se intentó organizar un partido amistoso entre los equipos rivales a beneficio de un hospital que buscaba recaudar dinero para combatir el Mal de Hansen, más conocido como "lepra".

Newell’s habría aceptado el duelo, aunque el encuentro nunca se produjo: Rosario Central declinó, y se ganó el mote de "canallas", fácilmente rebatido con el de "leprosos" para los rojinegros.

El 'Coloso del Parque', nombre con el que llaman al estadio Marcelo Bielsa, se alza en medio de una plazoleta dentro del Parque de la Independencia, uno de los oasis urbanos más deslumbrantes de Rosario. Es un homenaje en vida al exentrenador que consiguió más copas nacionales para el club, ex seleccionador nacional y actual técnico del Leeds United inglés.

El rojo y el negro son los colores de Newell's Old Boys, el otro gran cuadro de Rosario Sputnik / Francisco Lucotti

El rojo y el negro son los colores de Newell's Old Boys, el otro gran cuadro de Rosario

Es día de Carnaval y dentro del predio del estadio estalla el color y el calor. Un centenar de fanáticos del club festejan al Rey Momo, la personificación del jolgorio adaptado por las comunidades afrodescendientes en América Latina —sobre todo Colombia y Brasil, y de allí insertado en la Argentina— de la deidad griega clásica homónima, que representaba el sarcasmo, la ironía y la irreverencia.

Niños y jóvenes hacen guerra de globos llenos de agua y cruzan los aires las estelas de espuma disparadas en aerosol, que a veces caen dentro de los vasos de cerveza o de Fernet con cola, preparación alcohólica azucarada y amarga muy popular en Argentina.

Una representación "leprosa" de Momo, la deidad del Carnaval Sputnik / Francisco Lucotti

Una representación "leprosa" de Momo, la deidad del Carnaval

Un profesor de danza enseña a bailar salsa antes de que toque una banda de cumbia y todos esperan la caída del sol para la llegada del evento más esperado: la murga del Carnaval Colosal, conformada por unas 60 personas y que son quienes convocaron y organizaron el evento.

"Acá atrás tenés la zona donde se arma mayor descontrol pero del otro lado tenés las mesas donde están más las familias con nenes chicos. Queremos que haya cierto sentido de libertinaje, que es la esencia del carnaval, pero cuidándonos entre todos", agrega la hincha, una de las organizadoras del evento y parte de la murga hace 10 años.

La murga de Newell's Old Boys es una tradición en el Carnaval de la ciudad de Rosario Sputnik / Francisco Lucotti

La murga de Newell's Old Boys es una tradición en el Carnaval de la ciudad de Rosario

Contraparte del Clásico rosarino, Newell’s Old Boys es un club que data de 1903, fundado por exalumnos de un colegio de tradición anglicana y británica. La hinchada, que es conocida en el país por su devoción y rituales como el "banderazo" que se realiza antes de cada enfrentamiento con Rosario Central.

También es célebre por los vínculos entre barrabravas y dirigentes, y que se extienden a los lazos entre la política, la violencia sistemática hacia rivales y futbolistas, el dinero que existe en el mercado de pases y, por supuesto, el narcotráfico.

Más allá de las rivalidades, hay un nexo común entre todos los hinchas rosarinos: Lionel Messi Sputnik / Francisco Lucotti

Más allá de las rivalidades, hay un nexo común entre todos los hinchas rosarinos: Lionel Messi

Messi, el unificador, el único

De la prodigiosa "cantera" o "semillero" de Newell’s salió el ídolo máximo del fútbol argentino actual y, si bien partió de su ciudad natal desde muy joven hacia España, hoy es un ícono que trasciende colores, escudos y banderas tanto en Rosario como en el resto del país.

En la zona sur de la ciudad de Rosario, en un área de casas bajas y pocos lujos llamada barrio General Las Heras, existe un pequeño vecindario conocido como La Bajada. Entre esos callejones dio sus primeros pasos y gambetas 'La Pulga', y es difícil conseguir que los vecinos de mayor edad quieran contar sus recuerdos sobre 'Leo' por respeto a la familia.

Un muro del barrio de origen de Messi homenajea al astro con motivo de su paso por Rusia 2018 Sputnik / Francisco Lucotti

Un muro del barrio de origen de Messi homenajea al astro con motivo de su paso por Rusia 2018

Quien sí se anima a hablar es Diego Vallejos, que lo conoce de toda la vida: iba a la escuela un año más arriba y ahora es prácticamente parte de su familia. Su hermana está casada con Matías, uno de los hermanos mayores del 'crack'.

"Hace unos años vino para unas fiestas de fin de año y no se corrió la voz y pude ver al 'Leo' de antes, en cuero [con el torso desnudo], sentado en la vereda, charlando con los vecinos tranquilo", cuenta Vallejos a Sputnik.

Él ahora es entrenador de una escuelita de fútbol mixto al que van unos 15 chicos y chicas del barrio, en una canchita que armaron en un terreno que estaba abandonado y que los vecinos decidieron recuperar para el barrio después de una situación de violencia de género sufrida allí. Muestra una pila de libros de fútbol con enseñanzas morales que les repartirá a los jóvenes.

Sobre las paredes de la canchita, donde van llegando de a poco algunos pequeños con la infaltable camiseta albiceleste con un MESSI estampado, hay algunos de los numerosos murales que adornan el barrio desde mediados de 2018, cuando 35 artistas callejeros lo intervinieron antes del inicio del Mundial de Rusia.

En La Bajada las pintadas no hablan de confrontación ni rivalidad, hablan de esperanza y superación.