No hay razón para que la mujer no sea en todos los sentidos, un ser humano igual al hombre.
Simone de Beauvoir, Una de las más grandes frustraciones de la autora, era la diferencia en la crianza de niños y niñas. Mientras a los varones les enseñaban a ser fuertes, a las mujeres les aplaudían la debilidad.