Cecilia Gallerani, la musa oculta de Leonardo da Vinci

Conoce a una de las modelos de Leonardo da Vinci, que mantuvo su obra oculta por muchos años.

Aunque Leonardo da Vinci nunca se caracterizó por realizar muchos retratos de mujeres, una de las que inmortalizó fue Cecilia Gallerani en su pintura “La dama del armiño”.

Cuando tenía 16 años conoció al duque de Milán Ludovico Sforza; y sus grandes habilidades para el latín y la música atrajeron al hombre, que la invitó a unirse a la corte de Milán donde se reunían muchos filósofos y artistas.

Cuando tenía 16 años conoció a Ludovico Sforza y sus grandes habilidades para el latín y la música atrajeron al hombre, que la invitó a unirse a la corte de Milán donde se reunían muchos filósofos y artistas.
 
Aunque al principio eran solo amigos, su relación se fue estrechando y se convirtieron en amantes. Todos los miembros de la corte lo sabían, pero nadie lo comentaba porque él estaba comprometido con Beatriz d’Este. Al enterarse, ella apartó a Ludovico de Cecilia y lo consiguió. Así que la amante y su hijo -fruto de su relación con Ludovico-, se mudaron a un palacio cercano, dejando su relación a un lado.

Leonardo da Vinci y Cecilia se conocieron en la corte, en el momento cuando Ludovico aún era su amante. Se trataba de una mujer bastante inteligente y hermosa que estaba interesada por la política.

Allí fue cuando se propusieron a colaborar para crear el retrato junto al pequeño animal que lo caracteriza.

En 1492, Cecilia se casó con el conde Ludovico Carminati y tuvieron una vida bastante tranquila en el Palacio de Carmagnola. Pero en 1515 luego de enviudar se retiró a un nuevo hogar hasta que murió.
 
Ella siempre conservó su retrato y aunque por mucho tiempo el cuadro estuvo oculto, fue en el siglo XVIII que la obra fue atribuida a Leonardo da Vinci.



Titi González Méndez | Culturizando
Con información de mujeresenlahistoria.com