Tejen red electrizante

En plena contingencia ambiental, BMW inició las operaciones de seis electrolineras de carga rápida repartidas a lo largo de los 412 kilómetros que separan Ciudad de México de San Luis Potosí, donde la fabricante alemana inaugurará una planta en junio.

Cada uno de estos puntos de abastecimiento cuenta con un cargador universal tipo 3, es decir, permiten llevar la batería de un auto eléctrico de 0 a 80 por ciento en sólo media hora. 

Éste es el corredor que va de Ciudad de México a San Luis Potosí.

Además de lugares exclusivos para los vehículos que busquen abastecerse de energía, en estos espacios se cuenta con servicios sanitarios, conexión WiFi, establecimientos de comida así como personal de seguridad.

“Nuestro objetivo fue encontrar la estación correcta”, explicó Oliver Rosenthal, director de BMWi para América Latina.

“Se tratan de estaciones con amenidades agradables porque la gente que llegue con un vehículo eléctrico deberá quedarse unos 30 minutos”.

youtube embed goes here!

Las ubicaciones de estos puntos fueron repartidas aproximadamente cada 100 kilómetros en este recorrido que atraviesa Estado de México, Querétaro y Guanajuato. 

Las primeras dos estaciones que conforman el corredor fueron colocadas en Tepotzotlán, a 45 kilómetros de la Ciudad de México, al tiempo que la más cercana a San Luis Potosí fue ubicada en la Delegación La Pila.

Aunque no se estableció una fecha, BMW dio a conocer que actualmente trabaja en conectar este corredor de electrolineras de carga rápida con otros dos que se dirigirán a Puebla y a Guadalajara.

El proyecto tuvo una inversión de 700 mil dólares que se suman a los 2.3 millones invertidos por la compañía en movilidad sustentable durante los últimos 5 años. 

Además, los seis puntos de carga se suman a los 500 con los que cuenta la red Charge Now de BMW a nivel nacional y a los 125 que se encuentran en la Ciudad de México.