Se trata casi casi de una navaja suiza . Por aquí, el panel de instrumentos incorpora una pantalla tan grande como una tableta; acá, integra un sistema de purificación de aire, y, bajo el cofre, cuen...

Se trata casi casi de una navaja suiza. Por aquí, el panel de instrumentos incorpora una pantalla tan grande como una tableta; acá, integra un sistema de purificación de aire, y, bajo el cofre, cuenta con un motor híbrido que le permite reducir su consumo de combustible.

Eso sí, a diferencia de una navaja, el Audi A6 no cuenta con un cuchillo. Sin embargo, todo su diseño está perfectamente afilado para responder con precisión a los obstáculos del camino.

La octava generación del sedán alemán lo simplifica todo: desde rebases en carreteras de dos carriles y cerradas curvas hasta el paso por calles angostas.

De entrada, tiene la maniobrabilidad de un auto bastante compacto, a velocidades por debajo de 60 kilómetros por hora, las llantas traseras giran hasta 5 grados en dirección opuesta a las delanteras reduciendo hasta un metro el diámetro de giro.

Es decir, al dar vuelta en un estacionamiento angosto o en una estrecha calle empedrada, puedes sentir cómo sobra espacio a los lados mientras te deslizas con facilidad. Hasta puedes olvidarte de que éste es un auto de 5 metros de longitud y 1.89 de ancho.

Además, a velocidades mayores a 60 kilómetros por hora, el eje trasero gira en el mismo sentido que las llantas frontales para dar mayor estabilidad en los cambios de carril. El resultado es un vehículo que gira con aplomo y ligereza en la autopista.

Y que también puede despegar sin esfuerzo alguno. Cuenta con un V6 turbo de 3.0 litros que entrega 340 caballos y 368 libras pie de torque. Es potente y perfecto para realizar rebases con seguridad. Sin embargo, la cabina se encuentra tan bien insonorizada que el ronroneo del turbo apenas si se percibe.

Debido al sistema híbrido con el que cuenta, el motor puede desconectarse de forma automática por periodos cortos, entre los 55 y los 160 kilómetros por hora, y así "planear" silenciosamente mientras recorre avenidas de alta velocidad o carreteras.

Sin embargo, el interior del A6 no sólo es silencioso, también es sofisticado y superdigital. Como una oficina, pero que puede ir de 0 a 100 en 5.1 segundos. Se cuenta con cargador inalámbrico y conexión de WiFi con conexión internet.

A la pantalla del panel de instrumentos se suman una más que controla el aire acondicionado y otra para el sistema de infoentretenimiento, que es compatible con Android Auto y Apple CarPlay. Hasta se puede equipar con un sistema de sonido Bang and Olufsen de 16 altavoces.

Al igual que una navaja suiza, el Audi A6 se abre como un abanico de herramientas, pero no para remover tornillos, abrir botellas o cortar cables. Sino para sorprenderte a cada kilómetro con el manejo más confortable que se puede tener.

Audi A6 Elite

Créditos

Texto y fotos: Isaac Flores