¿Por qué protestan en Rusia?

Desde el pasado 27 de julio, en Rusia se han realizado movilizaciones masivas cada semana, las cuales han sido disueltas violentamente por la Policía. 

En Moscú, existen estrictas leyes de protesta, sin embargo miles de personas se han congregado semanalmente para manifestarse. 
 
En respuesta, al menos tres mil manifestantes y opositores han sido detenidos, algunos acusados por cargos criminales.

Pero... ¿a qué se deben las protestas?

Aquí un recuento de ellas y una explicación. 

Las recientes protestas

Las últimas semanas, miles de personas se manifestaron en las calles para exigir elecciones libres y justas en las que se les permita participar la Oposición. 

Las manifestaciones iniciaron luego de que se les negara la participación en las elecciones locales de Moscú, convocadas para septiembre, a figuras opositoras.

Para participar en los comicios, los candidatos debían obtener cinco mil firmas de apoyo. 

Algunos lo lograron, pero la Comisión Electoral dictaminó que muchas de las firmas no estaban claras o que los datos de los firmantes estaban incompletos, por lo que no eran elegibles

El abogado y activista, Alexéi Navalni, de 43 años, fue encarcelado el mes pasado después de pedir a la gente que se manifestara en el centro de Moscú por la exclusión de candidatos de la oposición en las elecciones municipales de la capital rusa convocadas para septiembre.

No es suficiente prohibir a los candidatos (presentarse) a las elecciones. Quieren arrestar a docenas y golpear a cientos de personas. Esto demuestra que no hay apoyo para este régimen. Lo perciben y tienen miedo".
Alexéi Navalni

El opositor Ilya Yashin habla a los manifestantes en Moscú.

¿Por qué son importantes las protestas?

Las movilizaciones coinciden con la llegada, hace 20 años, del Presidente Vladimir Putin al Gobierno ruso y con una severa caída en sus niveles de aceptación. 

Los opositores del Gobierno señalan que las autoridades reprimen las protestas por miedo a que lleven a la ciudadanía rusa a exigir un cambio político de gran magnitud

También han sido arrestados algunos de los críticos más severos del Presidente, como Navalny y la abogada Lyubov Sobol, quien fue una de las candidatas excluidas y organizadora de las movilizaciones. 

Ambos ya fueron liberados. 

"El Gobierno tiene mucho miedo de que el mito que difundieron a través de la propaganda estatal se destruya, es decir, que solo el 2 por ciento de la población apoya a la oposición democrática y que no tenemos una plataforma política constructiva".
Lyubov Sobol, Activista y de la Oposición en Rusia

Líderes de la Oposición en Rusia hablan durante las manifestaciones.

Si hubieran permitido que se postularan candidatos independientes habría significado nuestra victoria, ya que la mayoría de los moscovitas no apoyan al partido gobernante".
Lyubov Sobol

¿Qué pasó en las otras protestas?

Durante un mes se han realizado protestas semanales, las cuales reunieron a miles de personas en las calles, sin embargo, al no haber autorización por parte de la capital, fueron reprimidas por la policía antidisturbios. 

Al menos tres mil personas han sido detenidas y una docena de ellas enfrentan cargos criminales. 

Algunos de los candidatos, a los que se les negó participar en las elecciones de septiembre de Moscú, también han sido arrestados por llamar a las movilizaciones y violar las leyes de protesta. 

Creemos que un uso desproporcionado de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad es absolutamente inaceptable, pero creemos que la respuesta de la Policía al frenar los disturbios estaba totalmente justificada".
Dmitry Peskov, Vocero del Kremlin

Los comicios de septiembre, aunque municipales, son vistos como un ensayo para las elecciones parlamentarias nacionales que se celebrarán en 2021.

La negativa de las autoridades a registrar a una serie de candidatos de la Oposición, por razones técnicas desencadenó el mayor movimiento de protesta en Rusia desde 2011, cuando los manifestantes salieron a las calles contra lo que percibieron como un fraude electoral.

La popularidad del partido gobernante, Rusia Unida, se encuentra en su nivel más bajo desde 2011 y la propia calificación personal de Putin también ha bajado por el descontento por una caída del nivel de vida.