Los 6 accidentes mas afortunados de la historia

Si la teoría del big bang es correcta - el postulado científico, no el programa de televisión - entonces el universo y toda la vida como la conocemos es un gran feliz accidente. En esta lista de los accidentes más afortunados de la historia, hay 6 hallazgos involuntarios que cambiaron el mundo para mejor.

1

La penicilina

Antes de la penicilina millones de personas morían por heridas infectadas y enfermedades contagiosas como la fiebre escarlata. En 1928 el doctor Alexander Fleming mientras investigaba el virus de la gripe notó que una de sus bacterias estaba infectada con hongos, pues la había dejado afuera sin protección. Tras una inspección más detallada, Fleming notó un anillo claro alrededor del hongo, lo que indicaba que era tóxico para la bacteria estafilococo en el plato. Fleming cuidadosamente aisló el molde, que era del género Penicillium, y nombró su nueva droga maravilla penicilina.

Antes de la penicilina millones de personas morían por heridas infectadas y enfermedades contagiosas como la fiebre escarlata. En 1928 el doctor Alexander Fleming mientras investigaba el virus de la gripe notó que una de sus bacterias estaba infectada con hongos, pues la había dejado afuera sin protección. Tras una inspección más detallada, Fleming notó un anillo claro alrededor del hongo, lo que indicaba que era tóxico para la bacteria estafilococo en el plato. Fleming cuidadosamente aisló el molde, que era del género Penicillium, y nombró su nueva droga maravilla penicilina.

2

El acero inoxidable

Harry Brearley debió haber sido un héroe cuando accidentalmente descubrió el acero inoxidable en 1913. En lugar de eso, su empleador descartó su invento como una colosal pérdida de tiempo. Resulta que mientras trabajaba en desarrollar una aleación de acero (una mezcla personalizada de hierro y otros metales) que pudiera resistir la fricción extremadamente caliente dentro del cañón de un rifle (se buscaba una solución a la fricción no a la erosión), se dio cuenta que una de las aleaciones descartadas estaba intacta mientras que las otras se habían oxidado. Le rogó a sus jefes hacerlo comercial sin embargo fue visto como improductivo.

Harry Brearley debió haber sido un héroe cuando accidentalmente descubrió el acero inoxidable en 1913. En lugar de eso, su empleador descartó su invento como una colosal pérdida de tiempo. Resulta que mientras trabajaba en desarrollar una aleación de acero (una mezcla personalizada de hierro y otros metales) que pudiera resistir la fricción extremadamente caliente dentro del cañón de un rifle (se buscaba una solución a la fricción no a la erosión), se dio cuenta que una de las aleaciones descartadas estaba intacta mientras que las otras se habían oxidado. Le rogó a sus jefes hacerlo comercial sin embargo fue visto como improductivo.

3

Viagra

La invención del Viagra fue un accidente milagroso. Los investigadores de Pfizer estaban probando lotes de una nueva medicina para la angina (dolor en el pecho) llamada UK-92480 cuando los sujetos de prueba comenzaron a reportar una inusual, rigidez. Otras pruebas revelaron que UK-92480 inhibía la producción de una enzima, provocando erecciones. Renombrado Viagra, la revolucionaria píldora se convirtió en el fármaco más vendido de todos los tiempos, Pfizer informó de más de $ 2 mil millones en ventas solo en 2012.Getty Images

La invención del Viagra fue un accidente milagroso. Los investigadores de Pfizer estaban probando lotes de una nueva medicina para la angina (dolor en el pecho) llamada UK-92480 cuando los sujetos de prueba comenzaron a reportar una inusual, rigidez. Otras pruebas revelaron que UK-92480 inhibía la producción de una enzima, provocando erecciones. Renombrado Viagra, la revolucionaria píldora se convirtió en el fármaco más vendido de todos los tiempos, Pfizer informó de más de $ 2 mil millones en ventas solo en 2012.

4

Paletas heladas

El concepto de una paleta helada parece tan simple que un niño podría haber haberla inventado. De hecho, eso es exactamente lo que sucedió. En el invierno de 1905, Frank Epperson, de 11 años dejó un vaso de soda en polvo con sabor a fruta mezclado con agua en su porche durante la noche con un palo para revolver. A la mañana siguiente, apareció el primer Popsicle del mundo. Sin embargo no comenzó a vender su invento accidental hasta 18 años más tarde, cuando lo preparó como regalo para los bomberos de su ciudad natal, San Francisco. A la gente le encanto y Epperson dejó su trabajo diurno como agente de bienes raíces para patentarlo y venderlo.Getty Images

El concepto de una paleta helada parece tan simple que un niño podría haber haberla inventado. De hecho, eso es exactamente lo que sucedió. En el invierno de 1905, Frank Epperson, de 11 años dejó un vaso de soda en polvo con sabor a fruta mezclado con agua en su porche durante la noche con un palo para revolver. A la mañana siguiente, apareció el primer Popsicle del mundo. Sin embargo no comenzó a vender su invento accidental hasta 18 años más tarde, cuando lo preparó como regalo para los bomberos de su ciudad natal, San Francisco. A la gente le encanto y Epperson dejó su trabajo diurno como agente de bienes raíces para patentarlo y venderlo.

5

Rayos X

En 1895, Wilhelm Conrad Roentgen era un físico alemán poco conocido que investigaba el comportamiento de los rayos catódicos. En aquellos días, nadie sabía nada de electrones o radiación. Roentgen estaba corriendo corriente de alto voltaje a través de tubos de vacío para estudiar los rayos catódicos que se escapaban. Para su sorpresa, se dio cuenta que cuando cubría el tubo con cartón negro algunos rayos invisibles todavía eran capaces de iluminar una pantalla cubierta de platinobarito a 9 pies (2,7 metros) de distancia. Llamó a este fenómeno desconocido "rayos X". Utilizando la mano de su esposa como sujeto de prueba descubrió que los rayos X pasaban fácilmente a través de la piel y el músculo, pero estaban bloqueados por hueso y metal. Por primera vez, pudimos ver dentro del cuerpo humano sin levantar un bisturí. La comunidad médica saltó sobre la invención, que Roentgen generosamente se negó a patentar. Roentgen recibió el primer Premio Nobel de Física en 1901.Getty Images

En 1895, Wilhelm Conrad Roentgen era un físico alemán poco conocido que investigaba el comportamiento de los rayos catódicos. En aquellos días, nadie sabía nada de electrones o radiación. Roentgen estaba corriendo corriente de alto voltaje a través de tubos de vacío para estudiar los rayos catódicos que se escapaban. Para su sorpresa, se dio cuenta que cuando cubría el tubo con cartón negro algunos rayos invisibles todavía eran capaces de iluminar una pantalla cubierta de platinobarito a 9 pies (2,7 metros) de distancia. Llamó a este fenómeno desconocido "rayos X". Utilizando la mano de su esposa como sujeto de prueba descubrió que los rayos X pasaban fácilmente a través de la piel y el músculo, pero estaban bloqueados por hueso y metal. Por primera vez, pudimos ver dentro del cuerpo humano sin levantar un bisturí. La comunidad médica saltó sobre la invención, que Roentgen generosamente se negó a patentar. Roentgen recibió el primer Premio Nobel de Física en 1901.

6

Pompeya

En 1710, un campesino encontró algunas piezas de mármol mientras cavaba un pozo y las vendió a un príncipe y este ordenó explorar la zona en búsqueda de más artefactos. En 1738, la ciudad cercana de Herculano (también víctima del Monte Vesubio) fue excavada por los trabajadores en nombre del rey Carlos III, que había oído hablar de las excavaciones del príncipe. Pero la roca por encima de Herculano era dura, lo que dificultó el trabajo. En 1748, el líder del proyecto, Rocque Joaquín de Alcubierre, se enteró de que también se habían encontrado artefactos cerca del canal de Sarno y comenzó a buscar en lo que ahora conocemos como la antigua Pompeya. Esta ciudad fue enterrada a un nivel menos profundo que Herculano, lo que hizo todo mucho más fácil.Getty Images

En 1710, un campesino encontró algunas piezas de mármol mientras cavaba un pozo y las vendió a un príncipe y este ordenó explorar la zona en búsqueda de más artefactos. En 1738, la ciudad cercana de Herculano (también víctima del Monte Vesubio) fue excavada por los trabajadores en nombre del rey Carlos III, que había oído hablar de las excavaciones del príncipe. Pero la roca por encima de Herculano era dura, lo que dificultó el trabajo. En 1748, el líder del proyecto, Rocque Joaquín de Alcubierre, se enteró de que también se habían encontrado artefactos cerca del canal de Sarno y comenzó a buscar en lo que ahora conocemos como la antigua Pompeya. Esta ciudad fue enterrada a un nivel menos profundo que Herculano, lo que hizo todo mucho más fácil.