El Omega 3, fundamental para la salud... ¿pero qué es y de dónde lo saco?

Imagina que en tu calle se van acumulando residuos sin que nadie los limpie, hasta que llega un momento en el que ni vehículos ni personas pueden circular con normalidad por ella. ¿Te gustaría que aparecieran los servicios de limpieza para arreglarlo? Ahora piensa que esa calle son tus arterias, que esos residuos son tu colesterol y que los servicios de limpieza se llaman omega 3, un ácido graso poliinsaturado que solo podemos obtener comiendo determinados alimentos. Puede que estés entre el 60% de españoles que realiza una ingesta de omega 3 menor de la recomendada. Si es así, esto puede tener consecuencias para tu salud.

Una dieta con alto contenido en omega 3 puede disminuir hasta un 70% la incidencia de enfermedades cardiovasculares, según Libro Blanco del Omega 3. Estas afecciones son la principal causa de mortalidad en España, cuya incidencia va en aumento. Y no solo eso: algunos estudios científicos apuntan a que el déficit de este ácido graso poliinsaturado en el cerebro es una de las causas que desencadenan patologías neurodegerativas y estados depresivos. La lista de propiedades del omega 3 da una buena idea de lo importante que es para nuestra salud:

Principales propiedades del omega 3:

¿Por qué cuando hablamos de omega 3 siempre aparece vinculado a nuestra dieta? La respuesta es que este ácido graso esencial solo lo podemos obtener a través de la comida que ingerimos, ya que el organismo humano no es capaz de producirlo por sí mismo, a diferencia de lo que ocurre con el colesterol, que sí es fabricado por nuestro cuerpo y que si no se mantiene bajo control se convierte en un potencial desencadenante de enfermedades cardiovasculares.

Una de las mayores virtudes del omega 3 es que contribuye a mantener dentro de límites normales los niveles de colesterol y triglicéridos. Estas dos sustancias, similares a las grasas, son producidas y empleadas por nuestro cuerpo en la composición de hormonas, bilis, vitaminas o como reserva energética. Sin embargo, tienen tendencia a acumularse en la sangre adhiriéndose a las arterias, que pueden acabar obstruyéndose. Para evitar que esto pase, hay que poner el foco en un estilo de vida saludable y una buena alimentación rica en omega 3.

Elige entre los siguientes alimentos:

Podemos encontrar muchos alimentos que contienen cantidades variables de omega 3. Sin embargo, para no descuidar el aporte a nuestro cuerpo de este ácido graso esencial, lo ideal es saber cuáles son especialmente ricos en este componente. La naturaleza nos ofrece diversos nutrientes que lo contienen: destacan los pescados (especialmente los azules como el salmón, la sardina o la caballa), los aceites de origen vegetal (de oliva o soja) o algunos frutos secos y semillas (nueces, linaza, chía).

Existen también preparados lácteos enriquecidos con omega 3 que son un gran ejemplo de alimento funcional (que tienen efectos positivos añadidos). La industria alimentaria ha sustituido la grasa saturada que contiene la leche de vaca por grasa poliinsaturada omega 3, creando un producto avalado por médicos y nutricionistas que ofrece reconocidos beneficios para la salud.

La cantidad diaria de omega 3 que los especialistas recomiendan ingerir es de 250mm. Un vaso de leche Puleva Omega 3, por ejemplo, aporta el 50% de la cantidad diaria recomendada de este ácido graso esencial. ¿Por qué la leche enriquecida es una forma ideal para aportarnos el omega 3 que necesitamos? Porque se trata de un alimento que tenemos el hábito de consumir a diario.

La leche ocupa un lugar preeminente en nuestra alimentación desde hace milenios. Forma parte de nuestra dieta habitual, especialmente para los niños y niñas, en cuyo desarrollo temprano el omega 3 juega un factor fundamental. Si enriquecemos un alimento tan cotidiano como la leche con omega 3, esta se convierte en una forma ideal de controlar nuestros niveles de colesterol y triglicéridos.

Nuestra salud depende en gran medida de nuestros hábitos. Hay gente que se cuida y, sin embargo, no es suficientemente consciente de la importancia que tiene incorporar a su alimentación nutrientes cardioprotectores como el omega 3. Esto se debe a que muchas veces sabemos que algo es fundamental para nuestra salud, pero no por qué y para qué.

Convertir los hábitos cotidianos en lo más saludables posibles es una de las mejores garantías para cerciorarnos de que proporcionamos a nuestro organismo todos los recursos que están en nuestras manos para gozar de una salud óptima.